Invitaciones de la buena muchacha

2 de mayo del 2019

Opinión de Andrés Hernández

Invitaciones de la buena muchacha

Como los ojos de un gran búho, así quedaron varios esta semana al saber que otra buena muchacha del ramillete del Uribato, era la protagonista de un nuevo escándalo de corrupción. Sus acciones que configurarían un peculado, la sacaron a la luz pública, no por los 12 mil pesos que adeudan sus acciones, sino por la forma vil y baja como alguien puede hacer uso de los recursos públicos, recursos de los colombianos en asuntos netamente personales.

El 5 de abril, la señora María Claudia Daza, asistente personal del Senador Álvaro Uribe Vélez y otra buena muchacha de sus especiales afectos, utilizó el correo certificado de franquicia 4-72, para enviar las invitaciones al matrimonio de su hija Valentina Daza y su nuevo yerno Oscar Pérez, la cual se llevará a cabo el próximo 25 de mayo en el lujoso Centro de convenciones Crispín Villazón De Armas, en Valledupar

La gala de matrimonio tiene como invitados especiales ni más ni menos a la Ministra de Trabajo Alicia Arango, el Ministro de Vivienda Jonathan Malagón, la respetada doctora María Victoria Angulo, el Doctor Fabián Paternina y la señora Nubia Stella Martínez entre otros. Hasta el momento usted dirá que no hay nada malo, pero ya les cuento que ocurrió.

Según la respuesta dada a mi derecho de petición por la Unidad de Correspondencia del Senado de la República, el uso del correo de franquicia 4-72, es de uso legislativo y misional del Senador al cual sea asignado el casillero y no puede ser usado con fines personales y menos para invitar a fiestas, primeras comuniones, confirmaciones, matrimonios y tampoco a bautizos. Valga la pena recordar según la Real Academia Española y su diccionario español jurídico, PECULADO: se refiere a la malversación de los recursos públicos, es decir al uso indebido de los mismos (Como ocurre en este caso).

Al encender las alarmas, la Señora Daza decidió pedir la cuenta de los envíos, la cual ascendió a los 12 mil pesos (No es mucha plata, pero si no se saca a la luz pública nadie sabe que esto configura un delito), la corrupción no tiene mínima cuantía, y mucho menos podemos permitir que se sigan malgastando los recursos de los colombianos de esta forma.

Ahora la señora María Claudia Daza dirá que se le chispoteó y que fue sin querer queriendo al mejor estilo del Chavo, pero que ya pagó los doce mil pesos y que no contaban con su astucia, pero aquí no vale el “venga pago esos pesos antes de que se me arme un escándalo“ aquí el punto es, que ya cometió el delito y es por ello que ésta semana interpuse una denuncia ante la Fiscalía General de la Nación, por un aparente peculado, al igual que es un llamado a la Procuraduría para que tome cartas en el asunto, ya que la buena muchacha de las invitaciones, es funcionaria pública.

Por cierto a la nota de los confidenciales de la Revista Semana, solo puedo decirles que no es un mini peculado, esto es un aparente delito y en las normas no existen los diminutivos cuando alguien comete una falta así sea de cien pesos, es y seguirá siendo un peculado.

Twitter: @AndresCamiloHR

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO