Las noches de Madrid están acabando con James

Las noches de Madrid están acabando con James

29 de julio del 2016

Esteban Jaramillo, con muchos años exitosos y de enorme credibilidad en el periodismo deportivo, en radio, prensa y televisión, considera que el bajo rendimiento del jugador colombiano James Rodríguez es fruto de “las noches de Madrid”, que están menoscabando –no acabando- su carrera deportiva.

-La capital española es muy festiva, muy rumbera, muy farandulera, el jet set es muy fuerte, y eso lo tiene cautivado; James ha resultado dominado por ese ambiente, opina Jaramillo, hablando sobre el futuro cercano del centrocampista del Real Madrid y el capitán de la selección Colombia.

Lea también: El padre de James Rodríguez confiesa que pidió perdón a su hijo

-No tengo referencias de que sea un “chupador” de trago, un ludópata, un jugador de plata como ocurre con muchos de los futbolistas que hoy están en la selección colombiana. El muchacho simplemente ha encontrado otros placeres y en ellos ha entrado y se ha dejado seducir. James es un jugador distinto al que nosotros vimos apuntalándose como gran figura en el mundial 2014.

-¿Estamos hablando de otros placeres femeninos por ejemplo?

Además: Le hacen bullying a la hija de James Rodríguez en Instagram

Que nos gustan a todos. ¿Usted se imagina ese pelao con 25 años, lleno de vitalidad, pintoso, bonito para decirlo como afirman las mujeres, con plata?

A James le ha costado un poquito manejar todo eso, pese a que la señora madre de él, Pilar, influye mucho en su vida y junto con Daniela, la esposa, le ayudan a controlar un poco. Daniela, hermana de David Ospina, es una dama, sin reparo alguno de su vida pública o privada. Esa niña es una señora. James es un jovencito, apenas en proceso de maduración, y tendrá que entender que la vida deportiva es corta y está sujeta a lesiones y accidentes.

James debe hacer una reflexión, una pausa, en esa vida acelerada que está llevando.

El que vende más camisetas, no el mejor futbolista Al margen de esta situación, ¿ve bien a James en el Real Madrid?

Me dan tristeza dos cosas: una que Florentino Pérez diga que lo quiere mantener en el plantel porque es el que más camisetas vende en Suramérica, cuando debería valorar sus condiciones futbolistas.

Y dos: en el mundial de 2014 era uno de los cuatro mejores futbolistas, pero hoy dos años después de estar en el Real Madrid tenga que pelear un puesto de titular. Hoy no es ni el tercer suplente, no es el jugador numero 12, pasa a ser como alternativa o como el jugador numero 16.

En parte la responsabilidad la tiene el Real y en gran parte James, que tiene que cambiar totalmente de actitud para ganarse el respeto de Zidane, el técnico del Real Madrid, y una posición como titular dentro del equipo.

El síndrome Kevin Roldán

¿Cuándo cambió el gran James? Desde aquella fiesta. Yo digo que él padece el síndrome Kevin Roldán, desde febrero del año 2015 cuando se fue de fiesta estando lesionado.

A partir de ahí empezó una caída, no rotunda pero una caída que está siendo evidente, porque terminó siendo descartado en triunfos indiscutidos de su equipo.

Pienso que el Real no lo vende porque no ha recibido la autorización que el tenía cuando lo adquirieron, y no hubo ese interés marcado de otros equipos, porque lo ven estancado.

Y sigue equivocado. Mientras Messi acortó seis días las vacaciones, James las alargó tres. Messi, cinco veces balón de oro, estandarte del Barcelona, gran figura mundial. James, entre tanto, se demora en el regreso y lo justifica con unos entrenamientos particulares que hacía en Medellín, o compartiendo practicas con Envigado fútbol club.

Me temo –cierra Esteban- que la prensa, todos, nos excedemos en elogios para James, sin que los merezca todos. Y se está convirtiendo más que en un gran futbolista en un excelente publicista.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.