Juan Diego Flórez, Un Gran Tenor

27 de febrero del 2011

Qué buena respuesta del público en los últimos días a la presentación de artistas de calidad mundial. Hace pocos días el violinista Perlman y el lunes pasado en el teatro Jorge Eliecer Gaitán el tenor peruano Juan Diego Flórez que desde hace un rato viene agotando localidades en New York, Londres, París, Milán…acabaron con la boletería. El programa incluyó oberturas (denominadas sinfonías en el programa) y arias de Cimarosa, Rossini, Verdi, Gounod, Massenet y Donizetti. Enseguida  algunas anotaciones de interés

….

Estaba escrito  que Flórez cantaría acompañado por las orquestas Filarmónica de Bogotá y Sinfónica Nacional, aspecto que llamaba la atención especialmente si se trataba de acompañamiento en las arias programadas. Hubieran estado en escena más de cien músicos. La realidad es que no se si tocó la una o la otra, pues era una orquesta adecuada en número para las circunstancias.

….

Sin duda el momento estelar de la noche llegó al final del programa con el aria Ah, mes amis de la ópera de Donizetti, La hija del regimiento. Esta obra,  fue  la que volvió famoso a Pavarotti en el MET de New York y notable por su dificultad, al tener que enfrentar el cantante nueve do de pecho en un cortísimo intervalo. Flórez demostró su técnica afrontando el reto con una seguridad pasmosa y con un volumen adecuado para su voz de tenor ligero. Ovación con todo el público de pie que deseaba rendirle un homenaje a su actuación completa, que incluyó siete arias. El tenor que había iniciado con un aria del Matrimonio Secreto de Cimarosa con cierta frialdad, fue demostrando su talento y conocimiento a medida que avanzaba la velada.

….

Curiosamente, fue en la Obertura de la misma ópera en la que se presentó el gran lunar de la noche, cuando el instrumentista del corno o trompa, estropeó al inicio de la pieza el pasaje en que resalta el sonido de este sonoro instrumento.  La orquesta cumplió con su papel, por debajo de lo esperado con un artista de esta categoría. Por ejemplo, nos quedamos esperando el famoso crescendo de Rossini en la obertura de El Barbero. Dirigió Alessandro Vitiello, que supongo había sido contratado especialmente para la ocasión.

Al final después de tanto aplauso tres adicionales, Una furtiva lágrima, La donna e mobile y La flor de la canela,  con buena instrumentación. Los músicos ya estaban arreglando sus atriles con nuevas partituras para continuar cuando el presidente Santos y su esposa se retiraron, después de felicitar al solista. Por obvias razones la presentación terminó en ese momento.

….

El programa de mano bien editado, pero ninguna referencia ni a los compositores, ni a las obras, ni a las arias que se escucharon.

….

Destacadas de la noche la hermosísima  aria L ´amour, ah leve-toi, soleil de Romeo y Julieta de Gounod.  El Questa quella y Me la han raptado de Rigoleto de Verdi, en las cuales la orquesta estuvo mejor. El violinista  concertino salió airoso en su solo de Thais de Massenet en donde el acompañamiento de la orquesta en pianísimo resultó acertado.

….

Una pregunta. ¿Por qué la Opera de Colombia no programa ópera en concierto durante el año, para complementar las dos o tres obras escénicas que de verdad no alcanzan el nombre de temporada? Sería una buena oportunidad de conocer en vivo algunos títulos que jamás se podrán escuchar en Colombia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO