Juan Lozano se gradúa como el más afilado crítico de Santos

Juan Lozano se gradúa como el más afilado crítico de Santos

15 de Febrero del 2016

Hay muchos críticos (incluyendo enemigos) del presidente Santos y su gobierno, empezando por el hoy senador Alvaro Uribe Velez. Pero ninguno tan afilado y urticante como Juan Lozano, columnista de El Tiempo, profesor universitario y comentarista radial.

Lozano Ramirez, también abogado, exsenador y exministro, tiene la influencia privilegiada de su abuelo, Juan Lozano y Lozano, periodista y poeta de muchos quilates y personaje de la vida nacional.

Lea también: Clara López: “Primero negociar y después dar garrote, no al revés”

Lozano le clava el aguijón a Santos cada ocho días, todos los lunes para arrancar bien la semana, con veneno y también humor y sarcasmo.

La columna de este lunes es la mejor, según amigos y también observadores del panorama político y periodístico.

En forma de carta, Juan Lozano implora que le entreguen a Santos el premio Nobel:

Me dirijo a ustedes para suplicarles, con respeto, que aceleren la entrega del Premio Nobel de Paz a nuestro presidente, Juan Manuel Santos, quien parece que solo pensara en su premio, día y noche, dominicales y festivos, en todo momento y lugar.

Necesitamos que el Presidente gobierne. La entrega pronta del Nobel podría permitir que el Señor Presidente se dedique con toda concentración a muchas tareas de gobierno que hoy parecen abandonadas. Basten, entre muchos casos, algunos ejemplos elocuentes de los últimos días.

Y resume los dolores que padecemos todos los colombianos:

En el Mintransporte han armado un galimatías inexplicable, y llevan varias semanas aplicando la teoría del ensayo y el error para ver si, como en aquel concurso de televisión, ‘El precio es correcto’, logran acertar con el valor de los carros.

Un hombre que pintaba bien, con buena trayectoria y buena estirpe, tan pronto asumió el Ministerio de Agricultura ha entrado en una fase que los psicólogos denominan “negacionismo crónico”, que afecta, sobre todo, a quienes quieren ser precandidatos presidenciales y que consiste, por ejemplo, en acusar a los comerciantes de los fracasos de su política agropecuaria. El Ministro es muy buen tipo, y parece que su mal es curable, siempre que no copie las prácticas de un vecino llamado Nicolás Maduro.

Aunque tenemos el mejor Ministro de Hacienda de la historia de Colombia, de América, de la galaxia y del universo, ninguna cifra le cuadra y sus pronósticos empiezan a parecerse a los del antiguo Himat, que cuando alertaba por lluvias brillaba el sol y cuando recomendaba protector solar se venía el diluvio universal. La cosa está terrible, y el panorama es sombrío, pues el déficit y la inflación son galopantes, las perspectivas de crecimiento están a la baja, el dólar sigue disparado y se teme por el grado de inversión mientras archivan y desarchivan una cacareada reforma tributaria.

Señores, dice Lozano: esos abnegados ministros merecen la compañía y la orientación de su jefe. Si aceleramos la entrega del Nobel, el Presidente podrá ocuparse de guiarlos para retomar la senda correcta.

Creemos que agilizar el premio también permitirá recuperar los buenos reflejos para que el Señor Presidente reaccione oportunamente, antes de que los problemas se crezcan. Quizás si ya le hubieran entregado el Nobel, no habría sido tan tardía la respuesta ante la proliferación del mosquito del zika y el chikunguña, habría preparado mejor a su gobierno para la crisis petrolera, no se habría presentado orondo y sonriente a inaugurar

Reficar, y habría reaccionado con mayor prontitud y eficacia frente a la tragedia humanitaria de los niños que mueren por desnutrición en La Guajira.

Apreciados señores: también les toca apurarle, porque a medida que se empiezan a comprender algunos alcances del acuerdo de justicia, el Nobel se le va volviendo inviable ante la comunidad internacional. A las destempladas respuestas que recibió en Washington y a las críticas de Human Rights Watch se les sumaron en la última semana las duras advertencias de Amnistía Internacional y las del Vicefiscal de la Corte Penal

Internacional. Ojo.

Con plena convicción de que es benéfico para Colombia que el Señor Presidente se pueda ganar rápido su Nobel para que, libre de esas distracciones y devaneos, pueda tomar las riendas del Gobierno, les suplico considerar esta petición.

Si se concreta, además, les permitirá montar una concurrida ceremonia con varias docenas de invitados colombianos que llegarán entusiastas a bordo de varios aviones oficiales tonificados para cocteles, cenas de gala y recepciones de protocolo, gracias a una exclusiva dieta rica en almendras de alto valor nutricional. Será inolvidable. Por favor, denle rápido el bendito premio.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.