El universo conspira

28 de enero del 2015

“A Santos le tocará su momento cuando las fichas empiecen a caer una sobre otra.”

Estamos pasando por un momento excepcional en el que el universo conspira a nuestro favor. De Emerson es la famosa frase: “Una vez que tome una decisión el universo conspira para que esto ocurra”, y de Coelho la variación tan conocida: “Cuando realmente deseas algo, el Universo entero conspira para que lo logres”.

En ocasiones extraordinarias presenciamos cómo esto ocurre y nos fascinamos ante los resultados positivos de esa conspiración en la que el universo se  convierte en un aliado para que alcancemos nuestros deseos. Y, en este momento, ¿cuál deseo más legitimo podemos albergar sino el de ver caer el tinglado de corrupción, criminalidad y tiranía que se montó en nuestra América Latina?

Y se está cumpliendo. Por un efecto dominó no quedará una sola ficha en pie ¡y qué fichitas!

Repasemos algunos de los hechos que me hacen pensar en que el universo conspira a favor nuestro:

La inmensa marcha en París contra el terrorismo marcó un punto de quiebre. De nuevo los países de occidente comprendieron que ellos también son blanco vulnerable al terrorismo. Aunque no logremos entender que el asesinato de catorce personas perpetrado en París trae consigo una manifestación de repudio mundial y en cambio otros atentados, más sanguinarios y mortíferos pero que han tenido lugar en países en los que el terrorismo es pan de cada día, no despiertan el furor de la gente, sí somos conscientes de lo que significa un golpe dado por el terrorismo en países que han alcanzado niveles de seguridad muy altos: el acabose.

Luego de esa manifestación no va a haber marcha atrás en la lucha contra los terroristas. Los ojos del mundo civilizado estarán puestos en todos los lugares en donde se han instalado y particularmente, por su situación estratégica, en América Latina.

La caída de los precios del petróleo y sus consecuencias en la geopolítica ya se empiezan a sentir. Lo que sostenía y volvía poderosos a ciertos regímenes totalitarios era la inmensa afluencia de dólares por la venta de petróleo.

Obama decide reanudar relaciones con Cuba. ¿Qué puede pasar ahí? Que el pueblo americano volverá a poner los ojos en la dictadura que por más de medio siglo ha patrocinado a grupos terroristas y ha despreciado los derechos humanos.

Matan al Fiscal Nisman en Buenos Aires en vísperas de revelar graves acusaciones de acuerdos que incluían impunidad a terroristas. Argentina atrae las miradas del mundo entero mientras se resquebraja el kirchnerismo.

El capitán de corveta Liosney Salazar decide colaborar con la DEA. La estructura narcotraficante más poderosa en la historia, construida con el triángulo siniestro de las FARC, el Cartel de los Soles y los Castro quedará al descubierto.

Maduro impide la visita de los expresidentes Andrés Pastrana, y Sebastián Piñera al líder opositor Leopoldo López recluido en la cárcel de Ramo Verde dejando en claro que es un preso político.

La Fiscalía colombiana pretende hacerle a Óscar Iván Zuluaga lo que le hicieron en Venezuela a Leopoldo López, poniendo en evidencia que vamos hacia una dictadura.

Estos son tan sólo unos pocos ejemplos de lo que está ocurriendo y que indica definitivamente que el universo está conspirando a nuestro favor. Las miradas del mundo libre están puestas en esta región que estuvo olvidada hasta por nuestros más cercanos aliados, circunstancia que aprovecharon quienes se hicieron al gobierno de cada país por medios fraudulentos haciéndose pasar por demócratas.

Día a día son más y más los factores que se van acumulando en esa bola de nieve que ya nadie podrá detener. A Juan Manuel Santos le tocará su momento cuando las fichas del dominó empiecen a caer una sobre otra.

Terrible situación la que se le presenta al gobierno colombiano -para bien de su pueblo- cuando, con total descaro y arrogancia, han venido revelando uno a uno los pasos que conducirían a la claudicación ante el terrorismo creyendo que el mundo lo aceptaría complaciente. Por su parte los colombianos han comenzado a abrir los ojos y cada día son más los que se unen a un enérgico NO: no más de ese jueguito, Colombia se merece un futuro mejor.

Los jefes terroristas de las FARC pueden ir pensando en quedarse en Cuba y Juan Manuel Santos resignándose a su triste lugar en la historia, mientras nos ocupamos de retomar el rumbo y despertar de esta pesadilla que parecía sin fin.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO