Jugones o cagones

24 de septiembre del 2018

Por Esteban Jaramillo Osorio.

Jugones o cagones

Una gambeta por favor…

Algún día recuperaremos el protagonismo de la pelota y de los cracks. Volverá la fiesta a las graderías con el fútbol puro que hoy desplazan las pizarras confusas y el negocio. En las canchas arderá el fuego de la pasión. Algún día.

La liga Colombiana actual tiene pocos jugadores diferentes. Aquellos de amagues y frenos, de enganches sutiles para ver pasar el rival de largo con sonrojo, de velocidad y preciso pase. Creativos con clase. Los que saben agregarle peligro a los balones de ataque. Que juegan para disfrutar y ganar.

!Que irregularidad!

¿Se acuerdan de Cesar Cueto? Es solo un ejemplo.

Tenemos partidos sin fútbol, con el disfraz de la intensidad y la emoción, sin la alegría tradicional. Anodinos. Con futbolistas teatrales, musculosos y gritones; diagramas sin talento de entrenadores empeñados en defender, con ataques sin osadía.

Jugones o cagones, dominados por el miedo. Partidos de resultados estrechos arruinados por los árbitros, con brotes de racismo y tribunas sin público que le da la espalda a los clubes y nunca niega el afecto a la selección. Con futbolistas millonarios, invisibles en las canchas, sin justificar la inversión. Contadas son las tardes con emoción y buen juego y los partidos para volver a ver, pese a que con frases empalagosas desde las tribunas de los opinadores se dice que nuestro futbol es el mejor y que vemos partidazos. La mentira y el poder.

Arduo trabajo espera a los nuevos dirigentes. El renacimiento del torneo con identidad propia. No solo marketing o derechos de televisión. Promoción pura del fútbol como tal con la garantía de la pulcritud arbitral.

Otra liga, otro futbol, seguro se puede si admitimos el estado actual.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO