Santos y Maduro con la traición al hombro

9 de mayo del 2017

Los ires y venires de una relación interesada. La condición humana es una montaña rusa de afectos y traiciones.

Santos y Maduro con la traición al hombro

La condición humana es una montaña rusa de afectos y traiciones. La política es peor, potenciada por intereses más grandes, no siempre mejores. Lo saben y practican a diario los hoy presidentes de Colombia y Venezuela.

Santos –siendo ministro de Uribe- enfrentaba y atizaba frenético, incendiario, las relaciones con el presidente Chávez porque le servían políticamente para mostrarse como un hombre recio en defensa de la democracia y los derechos humanos. Hizo todo lo que tenía a su alcance para llegar a la Presidencia, incluyendo montarse en los hombros de su promotor Uribe, a quien después traicionó.

Maduro sucedió a Chávez y Santos –trapecista en la política- ya los había consagrado como los nuevos mejores amigos porque sabía de la importancia venezolana en el proceso de paz colombiano, pasando por alto que en el vecino país se refugiaban los cabecillas de las Farc.

Uribe y ahora Maduro gradúan a Santos como traidor, el primero con razones que el país conoce hasta la saturación. Y el segundo omite  la agresión y traición a su pueblo (represión brutal, infame y casi 40 muertos en las calles) para decir que haber apoyado a Santos en el proceso de la paz lo obliga a una solidaridad imposible, en momentos en que atropella a su pueblo.

“Santos traiciona la historia común de independencia y libertad, al tiempo que da una estocada por la espalda al país que lo ayudó a construir la paz”, precisa Maduro en un comunicado, que lo acusa también de formar parte de una campaña de agresión sistemática contra Venezuela para satisfacer al gobierno de Estados Unidos.

De paso –y entrados en la refriega- la Cancillería venezolana asegura que Colombia no tiene autoridad moral para cuestionar a su gobierno, porque tiene 6,9 millones de desplazados “producto del conflicto interno” y reporta “el incremento en un 37% de la producción de cocaína, de acuerdo con el Informe Mundial contra las Drogas 2016.

Traiciona Santos a Maduro y éste traiciona a su pueblo, parece ser la síntesis, en el que el término traicionero enmarca la discusión.

Quizá los dos hayan tenido que acumular traiciones para llegar a la cúspide de sus respectivos gobiernos. Es posible que esté en sus genes políticos, necesarios para escalar por tanto tiempo.

Los políticos en su salsa

Germán Valencia, docente del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia, afirmó que las relaciones colombo-venezolanas han sido utilizadas por parte de los políticos de ambos países como instrumento para ganar o hacer perder votos a sus opositores políticos.

En reacciones al tema, publicadas en El Colombiano, Valencia asegura que “en Colombia este modelo venezolano ha sido utilizado por la oposición del Centro Democrático para criticar al Gobierno y ahora el presidente Juan Manuel Santos quiere alejarse de la idea del castro-chavismo, porque se aproximan las elecciones de 2018”.

Para Juan Ramón Martínez, docente de Derecho Internacional de la Universidad del Rosario, las declaraciones de Santos no se configuran en injerencia en asuntos internos de otros estados.

“Ambos países hacen parte del sistema interamericano de Derecho Internacional, que tiene como columna la Carta Democrática, que manifiesta el deseo de todos los estados del continente por luchar por esta forma de representación política para acceder y renovar las cúpulas del poder”.

Según el consultor político Miguel Jaramillo Luján, especialista en Conflictos Armados de la Universidad Complutense (España), Santos hipotecó el apoyo a Maduro sin pensar que lo de Trump podría llegar a ser y” ahora comprometido el apoyo gringo y ad portas de su primer encuentro en Washington debe tomar posición y sabe que con su Nobel en mano todo lo demás es accesorio, incluso el apoyo al régimen que se extingue”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO