Justicia desigual

20 de julio del 2014

“Existen procesos judiciales que dan cuenta de laxitud y otros de sevicia.”

Colombia es un país de inconvenientes y peligrosos contrastes: por una parte, existen procesos judiciales que dan cuenta de la laxitud con la que algunos jueces y fiscales actúan frente a aquellas personas que cometen delitos que le causan un daño irreparable a la sociedad; y, por otra, casos en los que la justicia procede con sevicia, resentimiento y una aberrante desproporción. Tengo varios ejemplos:

-Jefes de Bandas Criminales de diferentes regiones del país gozan de detenciones domiciliarias y dan órdenes delictuales a sus compinches desde la comodidad del hogar. Los primos Nule, que, guste o no, destaparon el “carrusel” de la contratación en Bogotá, ni siquiera pueden salir por unas horas de la prisión para recibir atención médica adecuada cuando lo requieren.

-Recientemente el Tribunal Superior de Bogotá dejó en libertad vigilada al homicida de una criatura de 2 añitos, que murió como consecuencia de múltiples contusiones y golpes. El condenado era el padrastro del infante. En el entretanto, el conductor del bus y el pastor cristiano que movilizaban a los niños de la tragedia de Fundación se pudren en la cárcel, como si hubiesen tenido la intención de que un accidente tan lamentable ocurriera.

– Joaquín Pérez Becerra Director de ANCOL, la agencia de noticias de las FARC, fue declarado inocente de los cargos por rebelión y concierto para delinquir en su contra. Pérez ha hecho desde siempre una defensa abierta de los métodos de ese grupo armado ilegal. La otra cara de la moneda: un centenar de políticos han sido castigados con cárcel por vínculos similares con las Autodefensas y, como consecuencia, de ello, jamás podrán aspirar a un cargo público.

– El magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, 19 años después, sigue durmiendo el sueño de los justos, a pesar de que en el expediente obra una copiosa cantidad de acervo probatorio sobre la autoría del mismo. Por el asesinato de Luis Carlos Galán hay gente condenada y presa, con todo y que había innumerables dudas razonables que impedían, desde el punto de vista jurídico, proferir decisiones de ese tipo.

-El Coronel retirado Hernando Orozco, condenado a 40 años por la masacre de Mapiripán, vive hace varios años en Miami, sin problemas de ninguna clase. El exmilitar, de acuerdo con la evidencia, tuvo participación directa en el despreciable suceso. Orozco está en la Florida, mientras el General Uscátegui purga una condena de 37 años en una guarnición militar, por la misma masacre, a pesar de que jamás tuvo jurisdicción ni mando sobre el lugar de los hechos.

-Gustavo Petro, exmilitante del M-19, es hoy en día Alcalde de Bogotá, y muchos de sus compañeros de guerra también hacen política y ocupan importantes posiciones. Mientras ellos disfrutan las “mieles del poder”, el Coronel Plazas Vega responde ante el aparato judicial por la retoma del Palacio de Justicia, luego de que el M-19 lo asaltó a sangre y fuego.

-Los políticos, gobernadores, alcaldes y demás empleados oficiales que se enriquecen robándose el presupuesto público, los que entran a los puestos pobres y salen millonarios, a esos no les pasa nada. Probado está que ni el exministro Andrés Felipe Arias, ni el exdirector del IDU Andrés Camargo se quedaron con medio peso en el ejercicio de sus funciones, y, sin embargo, sobre ellos pesan absurdas condenas.

No se trata de abogar por nadie. La aplicación de justicia implica necesariamente equilibrio, ponderación y objetividad. Advierto con tristeza que en Colombia hay derecho, (tenemos leyes para todo) pero no hay justicia, pues, por parte de los operadores judiciales, se mide con un rasero diferente a los procesados, dependiendo de las conveniencias u odios del momento.

Si queremos una Nación en verdadera paz, habremos de entender que todos debemos ser, sin excepciones, iguales ante la ley.

La ñapa I: El apoyo de Putin al proceso de paz con las FARC es como oír a Garavito hablar de proteger a los niños.

La ñapa II: ¿Será cierto que las FARC exigieron que Samper fuera el próximo secretario general de UNASUR?

La ñapa III: ¡Qué horror la muerte de tantos niños en la franja de Gaza y el derribo de un avión con 290 pasajeros en Ucrania!

abdelaespriella@lawyersenterprise.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO