Justicia y… ¿guerra?

22 de julio del 2011

Uno de los mayores desplazamientos en la historia del país se dio entre febrero y abril de 1997. La Fuerza Pública buscó tomar el control de las cuencas de los ríos Jiguamandó y Curvaradó en el Chocó con la operación Génesis, zonas que estaban en manos del Frente 57 de las Farc. La  reacción de […]

Uno de los mayores desplazamientos en la historia del país se dio entre febrero y abril de 1997. La Fuerza Pública buscó tomar el control de las cuencas de los ríos Jiguamandó y Curvaradó en el Chocó con la operación Génesis, zonas que estaban en manos del Frente 57 de las Farc.

La  reacción de la guerrilla fue organizar paros armados para evitar la movilidad de la Fuerza Pública, desplazando miles de afro colombianos para bloquear la carretera al mar, importante  vía para el comercio de armas y estupefacientes.  Los desplazados acabaron viviendo en el coliseo de Turbo y en Carepa (Antioquia) por años.

Desde 2002 algunas ONG, nacionales y extranjeras, se han apoderado de la representación de las comunidades negras del Urabá Antioqueño y Chocoano.  Es inconcebible, por ejemplo, que Peace Brigades International esté haciendo política, negociando con el gobierno nacional, espiando y apoyando supuestos líderes de las comunidades. La Constitución Nacional prohibe expresamente la participación de extranjeros en política. La pena es la expulsión del territorio nacional.

Las Farc convocaron a una Asamblea celebrada el 13 de septiembre de 2003 en Santa Fe de Churima, Jiguamiando. De acuerdo con lo declarado por el desmovilizado Deofanor Cuesta dentro del proceso 2022 que adelanta la Fiscalía: “..se reunió la comunidad de la cuenca del Curbaradó…ahí hacía presencia la guerrilla en cabeza de alias Arlington, su nombre es Virgilio Mena, (hoy desmovilizado), estaba Erlin Beitar Romaña alias Hombre Viejo (dado de baja por el ejército el 29 de enero de 2005), Alejandro Martínez alias Piedrahíta, Armando Botello y otros guerrilleros que no les se el nombre”.

En esa Asamblea salió elegida como representante de la comunidad Ligia María Chaverra (alias María Cheleros). Estaban presentes más de 50 guerrilleros armados y uniformados. También se parieron lo que las ONG denominan “zonas humanitarias” y más recientemente “zonas de biodiversidad”.

El siguiente paso fue enviar representantes a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para conseguir medidas cautelares,  las cuales significan que la Fuerza Pública no puede entrar en los asentamientos, dando vía libre a los integrantes de los Frentes 5, 58 y 34 de las Farc, que se mueven en los alrededores. El Frente 57 fue enviado a otro rincón del país. Las zonas están rodeadas por nylon y la entrada y salida es controlada.

Hoy en día hay cinco “zonas humanitarias” y veintitrés “zonas de biodiversidad” en Curbaradó, mientras que en Jiguamindó hay cuatro y ocho respectivamente. No han sido designadas como tales por el Ministerio del Interior, sino por las ONG que se han adueñado de la agenda política.

Ligia Chaverra ha sido acusada por parte de desmovilizados de colaborar con la guerrilla. De acuerdo con el testimonio de Masuel Romaña Romaña (desmovilizado) ante la Fiscalía en desarrollo del mismo proceso de la Fiscalía “en esta zona la ONG Justicia y Paz y PBI…protege (sic) a los milicianos de las Farc. En una oportunidad sacaron en un casco (lancha) a Alejandro Martínez… [y otros nombres] y a Ligia Chaverra. Los sacaron a la vereda La Grande para que no los capturara el Ejército que hizo una Brigada en abril de 2004.”

Otra desmovilizada, Gloria Patricia Giraldo (a. Carmenza) cabecilla política del Frente 34 de las Farc, con 29 años en la guerrilla, declaró: “las Farc… tenían relación directa con la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz que para esas cuencas las lidera el padre Alberto y dos abogados….Avilio y Danilo creo yo que el tema …..era la realización de falsas denuncias del proceder de la Fuerza Pública”.

Dentro del mismo proceso, Miguel Jiménez Tordesilla afirma como testigo: “La Fiscalía pregunta…si distingue a los miembros de estas ONG y contestó, de Justicia y Paz se encuentran Oscar, Leonardo, que es un abogado, Santiago, Ana María y hay dos Glorias. Afirma que el 30 de marzo de 2004, cuando entró la Brigada del Ejército, las ONG sacaron a varios milicianos…los sacaron en las lanchas a Alejandro Martínez…y María Ligia Chaverra”

Las comunidades se rebelaron y en 2009 nombraron como sus representantes a  Manuel Moya y Graciano Blandón, en lugar de los nombres impuestos por la guerrilla.  El 17 de diciembre de 2009  fueron secuestrados, torturados y asesinados por el Frente 58 en el Carmen del Darién. Mataron también a Jair, el hijo de Blandón, un niño.

http://www.youtube.com/watch?v=Hqwl87d2Qik

http://www.youtube.com/watch?v=tY5-Z0uo-XE

La comunidad de Curbaradó eligió a Germán Marmolejo para reemplazarlos y al poco tiempo, el dos de septiembre de 2010, sufrió un atentado en Turbo. Lo salvó la camioneta blindada que le proporcionó el Ministerio del Interior.  Y claro, es acusado de ser paramilitar.

http://www.youtube.com/watch?v=LXuSaiQY_yQ

Todo esto lo determinará finalmente la Fiscalía. Mientras tanto vale la pena recordar las palabras del Padre Javier Giraldo, Director de Justicia y Paz en su página de internet: “comprendemos que las expresiones de rebelión armada través de las guerrillas existentes en Colombia han nacido en convicciones éticas y políticas… La existencia de diversas organizaciones armadas guerrilleras son la expresión del ejercicio del Derecho a la Guerra, a la Rebelión Armada reconocida en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y en los Derechos de los Pueblos”.

Nota: La responsabilidad de este artículo es totalmente mía, no de la revista y sus representantes. Las afirmaciones en contra de las ONG mencionadas son testimonios de los declarantes en el proceso de la Fiscalía 2022. Justicia y Paz envió una carta a la Fiscalía 85 en Medellín donde citan como “amenaza” el texto de una columna anterior donde trato el mismo tema. Quiero aclararle al Padre Giraldo que yo no constituyo una amenaza. Soy una viuda que vive sola al otro lado del mundo. Pero tal vez si sería una amenaza si el cura no hubiera tomado el voto de castidad…

Lea también: “Las ONG son unas idiotas útiles”

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO