Juventud en Colombia ¿Una generación perdida?

6 de marzo del 2019

Opinión de Rodrigo Bustos

Juventud en Colombia ¿Una generación perdida?

La historia está reservada para aquellos valientes que de alguna u otra manera deciden dar un paso al frente, logrando la garantía de los valores más nobles, derechos y victorias, en sí mismas, inalienables al ser humano que transforman el curso de las civilizaciones.

La juventud, sin importar el tiempo o el lugar, caracterizada siempre por un espíritu rebelde y brioso, ha sido una de las principales protagonistas de estos importantes cambios.  Hoy no existe en el mundo un solo Estado o nación que no haya sido moldeado en su momento por jóvenes determinados al cambio.

Empero, ¿cuál es el ideal o la causa de la juventud colombiana?

Sin duda, en nuestra corta y dolorosa historia se han labrado jóvenes voluntades que lo han dado todo por un país que por momentos parecía inviable. Hoy la perspectiva es muy diferente a la de hace unos años, actores de todos los espectros ideológicos convergen con el mismo fin, a pesar de la preocupante polarización: Trabajar por una mejor Colombia.

Tristemente, a medida que avanzan y mejoran las condiciones para participar activamente en la política colombiana, casi que desaparece el espíritu determinado de la juventud del panorama político, con escasas y valiosas excepciones.

Es frecuente acuñar el difícil acceso a la participación política como causa y efecto de la apatía de la juventud, rehuyendo un problema mayor: Y es que hoy los jóvenes en Colombia no deben esperar a que se creen estos espacios, deben tomarlos, deben luchar por ellos. Todo se reduce a una decisión.

Este es el punto de inflexión, se está desmoronando nuestro espíritu carente de templanza y justicia frente al conformismo como excusa, y a la crítica pasiva como solución. Tal vez, la representación de un proceso de entorpecimiento que, roba día a día los mejores años de nuestras vidas para luchar por esta patria.  

Jóvenes de izquierda, de centro y de derecha, deben romper los límites mismos del quehacer político y dar un paso al frente haciendo presencia en el desarrollo para el bien de nuestra amada Colombia. De lo contrario, el cliché – les quedará a las próximas generaciones – se nos hará realidad y habremos dejado escapar nuestra oportunidad. Y así seremos la parte olvidada de la historia.

“Ten siempre en mente que tu propia decisión para tener éxito es más importante que cualquier otra cosa” –Abraham Lincoln.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO