¿Kien y porKe chantajean a la Fiscal?

21 de diciembre del 2011

La ola que por estos días pretende perturbar a la Fiscal General de la Nación en virtud de la supuesta injerencia que su esposo pudiese tener en decisiones propias de su despacho ha levantado fuertes e injustos señalamientos. Ellos, a mi juicio, no son relevantes pues ya hemos dejado claro que la esfera de la […]

La ola que por estos días pretende perturbar a la Fiscal General de la Nación en virtud de la supuesta injerencia que su esposo pudiese tener en decisiones propias de su despacho ha levantado fuertes e injustos señalamientos. Ellos, a mi juicio, no son relevantes pues ya hemos dejado claro que la esfera de la vida privada no se traslada a las actuaciones como servidor público, esto partiendo de la unión conyugal de la Fiscal General con Carlos Alonso Lucio.

Lo que hoy debemos preguntarnos es ¿por qué quieren sacar del cargo a la Fiscal General? ¿Qué decisión está por tomarse? ¿A quién o quienes incomoda tal decisión?

Para entrar en detalle partiré de la simple y lógica premisa que los aciertos de la Fiscalía General de La Nación, su eficacia institucional no se mide por obras de infraestructura, no se mide por producción legislativa o por la creación de actos administrativos que le den bienestar a determinados sectores de la sociedad, la eficiencia de la Fiscalía está basada en resultados jurisdiccionales en los que siempre está contenida la libertad o la privación de esta a personas investigadas en conductas delictivas; en otras palabras, los aciertos de la Fiscalía siempre crearán ampolla a quienes afecte tales aciertos. A un mes de posesionada la Fiscal General muchos columnistas pedían movimiento en procesos que estaban “engavetados”, tales procesos de trascendencia pública, como carrusel de la contratación en Bogotá, Agro Ingreso Seguro, falsos positivos, las supuestas “chuzadas” y movilizaciones falsas. El más reciente de la presunta falsa desmovilización del bloque la Cacica Gaitana de las Farc, investigación que motivó el llamado del ente investigador a formularle imputación formal al excomisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo. A mi juicio y por las condiciones morales del excomisionado estoy totalmente seguro que él en su condición de Comisionado de Paz, no tenía ningún conocimiento de los actos de engaño al Estado con esta falsa desmovilización, por lo cual auguro que saldrá bien librado de este juicio. Esta decisión de la Fiscal motivó por parte de Restrepo una dura carta al despacho de Viviane Morales, carta que también a mi juicio tiene serios señalamientos, muy cuestionables por cierto, y contradicciones que no aportan en nada a la institucionalidad, como hechos que a juicio de Restrepo merecen reproche judicial como la asistencia de Lucio en el 2004 a Ralito que nunca buscó judicializar, más cuando ahí sí se constituyeron delitos, aunque tampoco creo que existan, dado que ya no son sujeto de acción penal pues la acción ya caducó, ¿bajo la premisa de Restrepo todo el que pretenda asesorar y absolver consultas, a determinado grupo ilegal en un proceso de desmovilización amparado por la ley, es un delincuente?

Considero que existen muchas y fuertes presiones para frenar decisiones muy duras e históricas que dimanan del despacho de la señora Fiscal, a juzgar un vulgar chantaje a la administración de justicia y a la institucionalidad, donde han tenido eco hasta columnas duras y críticas de María Jimena Duzán y María Isabel Rueda. No quisiera pensar que tales son movidas por la subjetividad y aire de revancha, por aquella ley de televisión que promovió Lucio en el Congreso de la República y que dejó sin el noticiero QAP a María Isabel Rueda y a María Elvira Samper. Lo más alarmante de toda esta tormenta a la que llamaremos la tormenta Lucio, es lo conocido por muy buena fuente hace pocos días, que muy seguramente existe un conglomerado muy poderoso que se está moviendo para chantajear a la Fiscal General en torno a un proceso de gran calado que está en su despacho. No quiero pensar que este proceso por el cual están dándole “mazo” a la Fiscal sea el del carrusel de la contratación en Bogotá, que tiene encartados a varios concejales de Bogotá.

Corolario: Señora Fiscal, uno de los procesos que más merece cuidado, impulso y prontas decisiones es el proceso del carrusel de la contratación de Bogotá, ya están condenados los Nule, pronto será la imputación del Alcalde Moreno, ¿pero dónde están las imputaciones a ese grueso número de concejales de Bogotá? ¿Si se eligió a un alcalde de Bogotá con el discurso de la transparencia y el decoro con la cosa pública, por qué tendrá que gobernar a partir del primero de enero con corruptos?

Twitter: @g_rodriguezm

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO