La ciudad de Gustavo Zalamea

2 de septiembre del 2012

El jueves 30 de agosto, en el auditorio de la librería de la Universidad Nacional  de Colombia, ubicada en la calle 20 No 5-15  se realizó un homenaje este gran artista que entró hace un año —con todos sus seudónimos de pintor, grabador, dibujante, diseñador gráfico y académico— al mundo de los sueños. Gustavo Zalamea, el […]

El jueves 30 de agosto, en el auditorio de la librería de la Universidad Nacional  de Colombia, ubicada en la calle 20 No 5-15  se realizó un homenaje este gran artista que entró hace un año —con todos sus seudónimos de pintor, grabador, dibujante, diseñador gráfico y académico— al mundo de los sueños.

Gustavo Zalamea, el polémico hombre de los libros, siempre comprometido con las historias del pensamiento, con valores éticos y principios estéticos, mantendrá su huella intelectual en un pequeño auditorio, y este espacio, recibirá su nombre. Es y será  un recinto dinámico porque reunirá propuestas y convocará convicciones para debatirlas en un diálogo.  El auditorio y la sala de exposiciones quedan en el tercer piso de una bella  librería,  donde además  se promueven  las publicaciones de una institución académica, que piensa con  imaginación sobre la realidad del país.

Para esta ocasión especial se organizó una exposición que lleva el sello del  trabajo de Zalamea, porque guarda como eje emblemático el tema de La Ciudad.

“La ciudad ya no es portadora de valores sino de noticias; un sistema de información manipulado según los oportunismos momentáneos” escribió Giulio Carlo Argan. Por eso Gustavo Zalamea propuso que  el arte debía recuperar los valores de la ciudad y que los artistas se reconectaran con la ciudad, con la comunidad para rescatar con su actitud crítica, los valores alternativos que pusieran en alerta las perdidas y concretaran funciones dentro del tejido social.

Por eso, Zalamea realizó muchas imágenes sobre Bogotá. La ciudad de la utopía y la del apocalipsis, la ciudad de las referencias geográficas con su cordillera o con sus símbolos religiosos que intercambia con un San Jorge. La Bogotá  de la calle urbana con el pulso en el  transporte. La Bogotá donde La Plaza de Bolívar es el escenario donde el artista indagó las catástrofes de la sociedad colombiana, con amnesia como salvoconducto para la cotidianidad. La  Plaza, donde se encuentran representados todos los poderes de una sociedad.

Afiche Gustavo Zalamea
Congreso-Titanic, 1991.

Como la retícula urbana del orden colonial español, la Plaza  es donde  comienza la encrucijada del tejido jerárquico  responsable del deterioro y derrumbe de la utopía. En las inundaciones, el edificio del  Congreso se convierte en la tragedia del Titanic, con todas sus connotaciones de avance tecnológico y es también una  metáfora que el artista imaginó prematuramente sobre  la catástrofe del Palacio de Justicia y del sistema judicial que es, otra verdad vigente.

Gustavo  Zalamea  fue siempre un artista testigo crítico de su tiempo y de la situación social que le tocó vivir. Pero también era un romántico utópico que creaba dentro de una gran libertad objetos sin mucho costo como las postales collage Surrealistas, donde proponía otras redes y otros símbolos,  o,  donde  la ballena de Moby Dick  (personaje de la novela de Herman Melville), navegaba en su inmensidad, por el mundo de océanos imaginarios atrapados en plazas de cemento y silencio.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO