“La derecha liberal encabezada por Rafael Pardo se tomó irregularmente el partido liberal”

16 de mayo del 2016

Juan Manuel López Caballero lidera la recuperación jurídica y democrática.

“La derecha liberal encabezada por Rafael Pardo se tomó irregularmente el partido liberal”

La gente se pregunta qué pasa en el partido liberal, quién o quienes impidieron el desarrollo del congreso de esa colectividad y la elección de nuevos directivos. La respuesta la tiene Juan Manuel López Caballero, el menos visible de los hijos del expresidente López Michelsen y al decir de quienes los conocen “el más intelectual de todos”.

Juan Manuel resume la situación en este breve diálogo:

-Desde el año 2000 el partido liberal se definió como social demócrata de izquierda y creó una estructura acorde a eso, de participación democrática, en que todos los cargos son elegidos con participación de los sectores populares y de los sectores sociales, que dejó de ser un monopolio de los parlamentarios. Quienes fueran avalados para ser candidatos tenían que pasar por una consulta popular.

En el año 2011 mediante unas trampas y actos ilegales la derecha del partido se tomó al partido y cambió los estatutos. Una sola persona, el director en ese momento el doctor Rafael Pardo decidió que lo volvía un partido de derecha que acababa con toda la estructura democrática y que desde entonces en adelante el director del partido seria una especie de dictador que definía quién era el secretario del partido, quienes eran los tribunales de control, quienes eran los secretarios de los diferentes sectores, campesinos, sindicales, mujeres etc.

Todo eso hubiera podido ser si se hubiera hecho por las vías legales, pero hubo una toma ilegal. Eso es lo que sentenció el año pasado el Consejo de Estado como un acto ilegal, como un acto inconstitucional que viola la moralidad administrativa y ordenó retornar a los estatutos del año 2000.

Pero volvieron a incumplir. Hubo desacato por parte de la actual dirección, del doctor Serpa y compañía. Lo que sucedió entonces es que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca decretó que el congreso que se estaba convocando era un desacato.

Pero le dieron la vuelta a la decisión y se reunieron en una asamblea…

Si, una tertulia. Yo no diría que ni siquiera una asamblea. Serpa desconoció la sentencia y cuestionó al magistrado que la produjo, lo insultó a él y hasta cierto punto atacó a la justicia. Vi  que ayer ya había una corrección por parte del otro co-director el doctor Amin que decía que sí, que entendía que tenía que acatar la sentencia, que se tienen que cumplir las ordenes de la justicia etc. Serpa actuó precipitadamente y se le fueron un poquito las patas al  tomar esa posición aunque lo venía haciendo desde antes.

Los avales y otras decisiones en el limbo

¿Si estas directivas liberales fueron elegidas ilegalmente, los avales y otras decisiones tomadas podrían caerse?

Hay mucha posibilidad, aunque  en la interpretación de las leyes siempre hay varias posibilidades. El hecho concreto es que se declaró que todos los actos posteriores a esa toma de Rafael Pardo cambiando los estatutos son nulos, en consecuencia los avales deben ser nulos. Hay una sentencia que declara que el comportamiento de la dirección tanto del doctor Pardo como de las que lo siguieron a él  son ilegales, son inconstitucionales, son anti-democráticas, violan la moralidad administrativa, lo que es inconcebible.

¿Cómo se puede corregir el camino para retornar a la legalidad?

El Consejo de Estado señaló el camino al crear dos comités, un comité para realizar el congreso del partido y que éste retome todas las funciones que le competen y un congreso de verificación del cumplimiento de la sentencia para que no suceda lo que está sucediendo, lo que intentaron que sucediera.

Esos dos comités son los responsables de asumir las decisiones del partido liberal de ahora en adelante. Deben ser restituidos a sus cargos todos los funcionarios que estaban en el año 2011 y que fueron ilegal e indebidamente sustituidos por unos nombramientos arbitrarios de unas personas que no tenían la legalidad para hacerlo.

Un hijo de López Michelsen en rebelión

Y una pregunta obligada, ¿por qué usted?

A mi hay ciertas cosas que me indignan. Yo no tengo nada que ver con política, con acción política, soy analista de lo que pasa y me pareció escandalosa esta situación interior del liberalismo. Como, en su momento, también expresé mi rechazo a la afirmación de que el Estado había actuado bien en la reacción a la toma del Palacio de Justicia por parte del M-19.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO