La foto en el asado de Claudia López

7 de septiembre del 2011

Cuando queremos recordar momentos especiales con nuestros amigos acudimos a una fotografía que nos permita revivir esos episodios que nos hacen sonreír y mantener vivos los nombres de las personas con quienes compartimos una buena amistad. Mucho más si esta amistad se hace en el trabajo, y si este trabajo se ejerce con gente de […]

Cuando queremos recordar momentos especiales con nuestros amigos acudimos a una fotografía que nos permita revivir esos episodios que nos hacen sonreír y mantener vivos los nombres de las personas con quienes compartimos una buena amistad. Mucho más si esta amistad se hace en el trabajo, y si este trabajo se ejerce con gente de bien que hace las cosas de manera transparente.

Lamento mucho no haber hecho parte de la fotografía tomada en una finca en cercanías al municipio de Tabio, en la que se encuentran personas que admiro como el magistrado Iván Velásquez, los analistas Claudia López, León Valencia y Natalia Springer, junto al Representante Iván Cepeda, entre otras, porque el autor de la obra fue nada más y nada menos que estos huesitos y esta carnita.

Lastimosamente, en esta vida todo tiene sus detractores y a una fotografía como esta, le iban aparecer. El primer sorprendido fue el exasesor presidencial José Obdulio Gaviria, quien en su columna del diario El Tiempo se atreve a criticar no solo el retrato, sino a lanzar improperios a cada una de las personas que aparecen en él. Actuación que no me sorprende, entre otras cosas, porque hace parte de su espíritu camorrero. Sin embargo, hay algo que me causa curiosidad y es lo siguiente: si este señor es capaz de criticar de una manera mordaz y sin compasión a quienes desde su trabajo, que la mayor parte de los colombianos han reconocido no solo por la valentía con que lo han desarrollado, sino por lo útil que ha sido para el país, ¿qué tanto le habrá llamado la atención al expresidente Uribe por sentarse al lado de un delincuente de la talla de Salvador Arana en el consejo comunitario donde Tito Díaz, alcalde del municipio del Roble, asesinado por orden del compañero de foto del exmandatario, dio a conocer su sentencia de muerte? Supongo que cada vez que un congresista de la coalición de la seguridad democrática era detenido por la justicia por sus vínculos con el paramilitarismo, José Obdulio habrá llamado a Uribe para aconsejarle que en adelante escogiera mejor sus amistades. Y me imagino el llamado de atención que le habrá dado por decir públicamente que estaba dispuesto a meter las manos al fuego por Jorge Noguera, director del DAS que puso a la entidad a disposición de las autodefensas.

Pero debo decir que lo que más me pregunto es, con qué autoridad moral José Obdulio Gaviria, primo de un delincuente como Pablo Escobar Gaviria y asesor de un presidente que durante su mandato permitió que en su coalición de Gobierno estuvieran los representantes del narcotráfico y el paramilitarismo, viene a decirle a los colombianos de bien, con quiénes deben reunirse para despedir a una persona como Claudia López, admirada y reconocida no solo por la mayor parte de Colombia, sino también por la comunidad internacional. ¿Dónde está el pecado tan grande de Iván Velásquez, León Valencia, Natalia Springer e Iván Cepeda por compartir un momento de alegría con una persona que ha puesto su trabajo al servicio de la nación?

Iván Velásquez, León Valencia, Natalia Springer, Claudia López e Iván Cepeda.

Vergüenza debería darles a quienes se han dedicado a señalar a las personas que participamos de esta celebración, porque mientras nos critican por realizar una labor que es poco reconocida en este país, como luchar porque en Colombia se ejerza una política sana, acolitaron y guardaron silencio durante ocho años de un mandato donde reinó la corrupción que por poco acaba con el sistema de salud, senadores y representantes se tomaron la Dirección Nacional de Estupefacientes y que le tembló la mano a la hora de expulsar la parapolítica de su coalición en el Congreso, con lo que permitió que más que una coalición de personas que apoyan a un Gobierno en el Legislativo, pareciera una asociación para delinquir.

Cada vez que veo esa fotografía me siento orgulloso no solo de ella, sino que personas de ese talante que tanto requiere este país, me hayan permitido realizar este trabajo, que seguiré ejerciendo con la ayuda y protección de Dios.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO