Cómo construir paz

4 de junio del 2016

No va a ser nada fácil, por el contrario será una labor muy difícil porque no depende de solo una acción, sino que se tendrá que actuar en mil estadios.

Debemos reflexionar primeramente sobre lo que significa en nuestra vida ser ciudadano, sus deberes y derechos, sus consecuencias en todo sentido para poder exigir una mejor sociedad.

Identificado esto comienza la construcción de la paz, sin evadir nuestra responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes.

Creada para ser la luz de una sociedad,  como los diez mandamientos, nos conducirá a una mejor sociedad respetuosa de los derechos de todos y comenzaremos a sentir la paz.

Hablemos de a quienes elegimos para poder comenzar a corregir y construir.  Si sabemos de sus actos de corrupción,  simplemente no volver a escogerlos y buscar ciudadanos ejemplares para reemplazarlos. Pero esto no basta si los entes de control no cumplen su función. Hay que recuperarlos con funcionarios probos, preparados y honestos.

En lo cultural y educativo llenar nuestras vidas de principios y valores, ya que siempre sabemos de nuestros actos, si son buenos o malos. Que sean solo los que ayudan a construir paz los que primen y se conviertan en el actuar permanente de los ciudadanos. A partir de esto la Paz estará a la vuelta de la esquina.

Palabras como honestidad, respeto, dignidad, inclusión, justicia, oportunidad deben estar en nuestro vocabulario y actuar cotidiano para que eso que nos han tratado de vender como el mejor actuar se desenmascare y sepamos que no es más que la incultura mafiosa, esa que implantaron en todas las entidades sin respeto alguno.

La gente decente debe volverse referente, ejemplo de vida y de administración de lo público y que, no se repita el cuento de falsos mesías de carnitas y huesitos. Los medios nos venden a diario super hombres que solo demostraron corrupción y mezquindad.

De todos depende el cambio y que todos nos convirtamos en ejemplo a través de nuestros actos en la vida cotidiana, en nuestros hogares, en el trabajo. Vivir ligeros de  peso y con humildad nos permitirá construir paz y una sociedad diferente.

La violencia debe quedar en el pasado y la construcción de una sociedad diferente debe ser la prioridad para lograr sentir la paz.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.