La importancia del control político

25 de julio del 2011

La entrada de lo que fue el Partido Verde a la Unión Nacional, tiene muchas más implicaciones de las que se pueden vislumbrar en un primer momento. Sin duda, es un gran triunfo del presidente Santos y de su gobierno. No habrá proyecto de ley que se frene y que se discuta más allá de […]

La entrada de lo que fue el Partido Verde a la Unión Nacional, tiene muchas más implicaciones de las que se pueden vislumbrar en un primer momento. Sin duda, es un gran triunfo del presidente Santos y de su gobierno. No habrá proyecto de ley que se frene y que se discuta más allá de lo que le convenga al Gobierno. Solo resta pedirle a Dios, al Dios de todos porque estamos en un país con libertad de cultos, que ilumine a los ministros y funcionarios que se sienten iluminados, para que no cometan errores graves, porque los pagaremos todos los colombianos, probablemente más los pobres que los ricos, como siempre.

Pero la consecuencia más grave es que se limita a su mínima expresión, el control político que ejerce el Congreso de la República, un elemento fundamental de la democracia y de algo que se está perdiendo por este inmenso poder del Ejecutivo, el equilibrio de los poderes. Es interesante anotar que por distintas circunstancias, en Colombia viene sucediendo algo muy grave. La reelección presidencial en un país en donde la Constitución solo preveía un solo período, desequilibró los poderes y el Ejecutivo acabó teniendo una gran influencia en el nombramiento de jueces y directores de los organismos de control. El poder presidencial llegó a tal punto que se dieron enfrentamientos no vistos entre el presidente Uribe y las Cortes, con chuzadas y todo los mecanismos irregulares que el país conoce y hoy en procesos judiciales.

Ahora se presenta un peligro similar, como lo menciona un editorial de El Espectador, dada la inmensa mayoría del Congreso comprometida con la Unión Nacional. La oposición queda reducida a los miembros del Polo Democrático, partido con serios problemas pero que tiene valiosos congresistas. Pero es muy difícil, cuando se está en semejante minoría, realizar los debates que toca; frenar los proyectos que se consideran inadecuados; citar a los ministros y ejercer la sanción a miembros del gabinete ministerial. Fue terriblemente complejo ejercer la oposición cuando el Partido Liberal de ese entonces, que no es el mismo de hoy, y el Polo Democrático, trabajaban en conjunto en debates fundamentales que mostraban la independencia del Legislativo frente al Ejecutivo. Chuzadas, amenazas, postergación de debates por parte de las presidentes de las mesas del Congreso, hicieron difícil el trabajo pero no imposible.

Lo que está sucediendo actualmente con el debate del Agro Ingreso Seguro, que tienen a dos exministros de Agricultura, a varios subalternos en medio de serios debates y a algunos de ellos ya presos o en procesos judiciales muy complejos, evidencia el valor del control político por parte del Congreso de la República. El debate de Carimagua que el país recuerda, dio las señales de lo que estaba pasando con la política agropecuaria; su prioridad para los grandes empresarios agrícolas; su desprecio por las capacidades de los desplazados y de los campesinos en general; la manipulación de documentos que en 15 días cambió una resolución para darle otro uso a esos predios; los “roscogramas”, fueron luces rojas que alertaron sobre lo que finalmente pasó en Agro Ingreso Seguro. Sin control político por parte del Congreso, le queda esa tarea a la sociedad civil, sin el auditorio, sin el acceso a toda la información y sin muchos de los instrumentos de que dispone el Congreso cuando asume este importante rol. Ahora nos toca a nosotros, los ciudadanos del común, abrir los ojos, escuchar, estudiar y levantar la voz para defender nuestra democracia.

E-mail cecilia@cecilialopez.com

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

@CeciliaLopezM

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO