La izquierda se arrejunta

20 de julio del 2019

Opinión de Ignacio Arizmendi

La izquierda se arrejunta

Esta semana se hizo público el arrejuntamiento (término aceptado por las Academias) de la Unión Patriótica (UP) y Colombia Humana (CH), de Gustavo Petro, una noticia que no sorprende porque profesan la misma ideología. 

Por un lado, la UP fue, en su momento, un brazo político legal de las Farc, organización que confiesa tal línea de pensamiento, por lo cual en diferentes ocasiones sus jefes han reiterado que no han renunciado ni renunciarán a la construcción del comunismo en Colombia, igual a lo que piensan y dicen sus hermanos de fe política de Cuba, que llevan 60 años intentando construirlo sin éxito y sin posibilidad de lograrlo. Por su parte, la CH del ex comandante del M-19, Petro, también se mueve en el espectro ideológico de la UP, y, por supuesto, de las Farc. ¿O es que alguien en Colombia, medianamente informado, cree que hay diferencias ideológicas serias entre tales colectividades?

Eso a pesar de que en este país no hay ni ha habido periodista, panelista o analista, de cualquier medio capitalista o “mamerto”, que alguna vez haya indagado en público acerca de cuáles son las discrepancias conceptuales, por ejemplo, entre Colombia Humana y la Unión Patriótica, las Farc, el Polo Democrático, el partido comunista, la Marcha Patriótica, incluso la llamada Alianza Verde. Supongo que no han usado ninguna hormona ni neurona porque creen que es una tontería reunir a Petro, Rodrigo Londoño, Jorge Robledo, Carlos Lozada,  Antonio Sanguino, Piedad Córdoba, Aída Abello, Alirio Uribe, Iván Cepeda y otros ciudadanos de diferentes partidos de izquierda para pedirles que digan cuáles son las desinencias ideológicas que los mantienen separados, al menos hasta ahora. Se verá que no existe ninguna que valga la pena.

La fusión Unión Patriótica-Colombia Humana es un aviso sobre el camino que la izquierda nacional empieza a recorrer hacia las elecciones presidenciales en 2022. Todos sus integrantes saben íntimamente que entre ellos no hay contradicciones de fondo, sólo de vocabulario, por lo cual lo inevitable es que se abracen y muestren lo que son, unos apasionados de las ideas marxistas-leninistas, es decir, comunistas, estalinistas, castristas, chavistas, es decir, petristas (porque Petro será el candidato de todos). 

Por ello, en los próximos meses, es altamente probable que en pos de Petro estén el partido comunista, la Farc, el Polo Democrático, la Alianza Verde, Marcha Patriótica y organizaciones de fachada, sin excluir las adhesiones de otros marxistas-leninistas infiltrados en el liberalismo, Cambio Radical, la U, etc. Unos y otros actuarán de modo similar a lo sucedido en una familia en la que el hijo se presentó a estudiar medicina y en la entrevista le preguntan por qué quería seguirla. “Es que –dijo– mi hermana trabaja en una farmacia, mi mamá es enfermera y mi papá es hipocondríaco…”. ¡Todo quedaría en familia! Como pasará con las fusiones hacia una izquierda arrejuntada. 

Esta se hallará obedeciendo, así, a una tendencia muy humana, descrita por el autor Marc Hanot, según la cual, “los humanos somos impulsados principalmente a actuar y a reaccionar por dos fuerzas: los deseos de ganancia o triunfo, o los temores de pérdida o derrota, o por las dos cosas a la vez” (ver su obra Triunfar, querer, poder, saber. Diana, México, 1976). 

Por los deseos de ganar y los temores de perder, es de prever, entonces, que los partidos de izquierda dejarán de estar arrejuntados al contraer matrimonio alrededor de Petro, lo que sucedería delante de una gran asamblea de adictos y adeptos en la Plaza de Bolívar de Bogotá, con la presencia de astros como Raúl Castro, Nicolás Maduro, Daniel Ortega, Evo Morales, Cristina Kirchner, Mujica y los venerables estadounidenses Sanders y Soros, entre otros, a modo de garantes y testigos de la boda. Un poco atrás de los invitados, habrá quien note la presencia, muy camuflada, de alguien con gafas oscuras, un pañolón alrededor del cuello y un bastón de minga en la derecha (¡para algo sirve la derecha!). Señas que no corresponden, claro está, a Margarita de Francisco ni a nadie que se le parezca. 

Lo más trascendental, sin embargo, serán las palabras que Petro, El Ungido, pronunciará al final de su arenga, transmitida por Canal 1, Telesur y canales hermanos, palabras que, casualmente, serán las mismas que Lenin dijo, en noviembre de 1917, al comenzar su discurso ante el Congreso de Soviets: “Ahora procederemos a la edificación del orden socialista”…

INFLEXIÓN. Hoy hace 50 años falleció en Sincelejo don Santiago Aguirre. “¿Quién fue?”. El único ciudadano colombiano que murió de la emoción ese día. “¿Cómo así?”. Es que le dio un infarto por la emoción en el momento en que veía por televisión la llegada de Armstrong a la luna… (Cfr. El Tiempo, 22julio1969).

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO