La joya de la corona agraria (III)

27 de julio del 2012

En este país de historias e historietas unas truculentas otras no tanto; unas pocas en las que se hace justicia, otras muchas impunes como el crimen de mi padre que hoy cumple 22 años y 8 meses de descarada y grotesca impunidad,  bueno es recordar sucesos que como el de la proletarización del agro, las […]

En este país de historias e historietas unas truculentas otras no tanto; unas pocas en las que se hace justicia, otras muchas impunes como el crimen de mi padre que hoy cumple 22 años y 8 meses de descarada y grotesca impunidad,  bueno es recordar sucesos que como el de la proletarización del agro, las falsas víctimas, las falsas restituciones, las falsas titulaciones de predios, etc., han sido protagonistas de una mascarada historia bañada con sangre, corrupción y falacias.

Para seguir rindiendo tributo a Jennifer Mojica, la subgerente de Tierras del Incoder y sus secuaces y luego de haber visto hace pocos días los improperios, exabruptos jurídicos, imputaciones deshonrosas y temerarias y hasta madrazos que esta funcionaria le propinó a uno de los abogados de Las Pavas, donde dejó ver la calidad de personajete que es, quiero referenciar otras perlas a cargo de la protagonista, amante del comunismo y en su momento de Gerardo Vega.

Esta mujer que en cada acto público se viste de blanco caracterizando su pureza e inmaculado proceder, pero que al momento de actuar encarna al mismísimo Viruñas, confunde lo que es ser una autoridad administrativa con una judicial y lo que es peor, asume funciones propias de juzgadores y ejecuta actos administrativos cual si fueran fallos judiciales.

Antes de hablar de otra joya hermosa que es la actual gerente del Incoder,  Miriam Villegas, quiero compartirles unas interesantes fotografías, en donde se puede ver con claridad el amor de Jennifer por las luchas revolucionarias y las movidas subversivas que hoy azotan el campo colombiano y que ya en lo urbano, con gran facilidad aterrorizan a la población.

En esta vemos a Jennifer en los programas pilotos de las restituciones del Urabá mencionadas en las columnas anteriores.

Federico Arellano

Este par de daguerrotipos son de enmarcar: juzguen ustedes.

Federico Arellano

Acá la sonrisa plena y actitud idólatra de Jennifer Mojica no puede ser más placentera al estar al lado de la imagen de su mentor. Ese hombre que hoy por hoy acoge en su territorio nacional a terroristas de las Farc, el mismo amigo de Piedad Córdoba (para el camarada La Negra), quien hace un par de días hasta su mismo Partido Liberal, el Procurador General y el Ministro de Defensa, señalaron por la instigación a los indígenas del Cauca, para sacar de ahí a las fuerza legítimamente constituidas y permitir el acceso a las Farc. Esperemos sea procesada por tentativa de asonada e instigación al delito y concierto para delinquir.

Se puede entender que esta mujer es verdaderamente fiel a la causa comunista, a las políticas de despojo disfrazadas, al destierro y sobre todo a las irregularidades en lo que a la ley atañe.

Para dejar a Jennifer María sin pecado concebida tranquila, para que siga en su tarea única de proletarizar el agro y vulnerar derechos, demos paso a la reina de reinas. A la inigualable Miriam Villegas, sucesora de Juan Manuel Ospina, a quien ella misma le hizo el cajón. Esta señora que goza de gran sentido del humor y que es diseñadora textil y que según dicen los que saben, intimó con el cura Francisco De Roux.

Esta experta en telas, texturas, hilos y canutillos, proveniente de lo más granado de la sociedad vallecaucana, que sabe más del campo del golf del Club Campestre de Cali que del campo colombiano, hoy ocupa la gerencia del Incoder. Qué paradoja. Villegas antes de trabajar con Francisco de Roux y antes de entrar al Magdalena Medio, nada tenía que ver con tierras y mucho menos se la imaginaban los campesinos ni ella misma, dirigiendo una de las entidades más complejas del Estado en el tema agrario.

Ella no viene del campo. Como es sabido, hace parte de una familia acomodada del Valle del Cauca y su vida antes de convertirse en una líder poco tenía que ver con reivindicaciones sociales o políticas. De hecho el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural, es su primer cargo público. Antes su vida giraba en las pasarelas y camerinos, entre pedrería preciosa, tan preciosa como la joya a la que exaltamos.

Pues bien, dicen que el buen humor es propio de gente inteligente y Miriam no es la excepción. Prueba de ello fueron sus jocosas palabras llenas de veneno cuando al referirse a los pronunciamientos de un líder campesino, como buena cuota burocrática que es, respondió: “soy cuota de los campesinos, por eso me siento con la responsabilidad de responder a todas sus cartas o peticiones lo más rápido posible. Esas son las obligaciones de ser una cuota ¿no?.” Es increíble que el cargo más representativo en materia de restitución de tierras, en el momento más sensible de la problemática social de las víctimas en el campo, pueda estar en manos de alguien tan absolutamente incompetente para ocupar esa dignidad. Y que no contenta con acceder a el a través del tráfico de influencias, se burle en la cara de los campesinos con esas palabras de mofa e irrespeto por la dignidad de los reclamantes, que ven pasar su vida con más pena que gloria por culpa directa de sus victimarios y funcionarios cómplices de baja estofa como esta.

Desde el programa del cura De Roux fue la gran impulsora del las Zonas de Reserva Campesina y se presume que desde el Incoder lo siga haciendo.

¡Las alhajas! Ministro Restrepo, estos son los joyeles de su corona agraria. ¿Son estas las verdaderas y objetivas funcionarias que van a sacar adelante una política pública en lo rural, transparente y seriamente sin artimañas? #nomasmentiras. Abrazo cálido Seguimos trabajando.

@colconmemoria

presidencia@colombiaconmemoria.org

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO