La lengua larga de Juan Gómez Martínez

La lengua larga de Juan Gómez Martínez

29 de Marzo del 2016

Cargos de injuria y calumnia le fueron imputados por la Fiscalía General de la Nación al exalcalde de Medellín, exgobernador de Antioquia, exsenador y exministro conservador, Juan Gómez Martínez.

Algo que le podría significar una pena de cárcel de hasta nueve años y una multa de hasta $1.500 millones de pesos, de acuerdo con lo afirmado por el demandante, el exgerente del IDEA y excandidato a la gobernación de Antioquia, Álvaro Vásquez Osorio.

La audiencia de imputación de cargos fue presidida por el Fiscal 46 de Medellín el pasado lunes, luego de que no se alcanzara una conciliación entre querellante y demandados, pues el caso también cobija al periodista Germán Jiménez Morales.

El caso se remonta a la campaña electoral del 2011 cuando se definía la candidatura conservadora a la gobernación de Antioquia, y uno de los aspirantes era Gómez Martinez quien pidió a todos sus émulos declinar en su favor para convertirse en candidato único.

Vásquez Osorio no aceptó tal cosa y desde entonces fue objeto de duros señalamientos por parte del periódico ‘El Colombiano’ en extensos artículos firmados por el periodista Jiménez Morales, con el aval del director y accionista del periódico, Juan Gómez Martínez.

La Fiscalía dispondrá de los próximos noventa días para realizar la audiencia de acusación, salvo que antes se pueda llegar a un entendimiento, situación que podría darse por uno de estos dos motivos: allanarse Juan Gómez a los cargos, lo que supondría la aceptación del delito con la consiguiente rebaja en un 50% de la pena privativa de libertad y de la sanción pecuniaria; o retractarse de lo escrito que configuró los delitos de injuria y calumnia por los cuales fue demandado, algo que parece bastante improbable.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.