La maquinarquía

14 de junio del 2013

El panorama político presidencial está cada vez más claro en Colombia. Si no se reelige Santos -descendiente de expresidente-, será elegido Germán Vargas Lleras, descendiente de expresidente. Si este tampoco gana, será la derecha con Francisco Santos, también descendiente de expresidente o en su defecto ganará la izquierda con Clara López, descendiente de… usted lo […]

El panorama político presidencial está cada vez más claro en Colombia. Si no se reelige Santos -descendiente de expresidente-, será elegido Germán Vargas Lleras, descendiente de expresidente. Si este tampoco gana, será la derecha con Francisco Santos, también descendiente de expresidente o en su defecto ganará la izquierda con Clara López, descendiente de… usted lo adivinó, expresidente.

Por lo tanto, querido lector, voy a compartir con usted una conclusión brillante que a nadie más se le había ocurrido en Colombia: para ser Presidente en este país, hay que tener sangre presidencial corriendo por las venas. Y por supuesto, ser bogotano. Lo cual me lleva a plantear que deberíamos dejarnos de patrias bobas -ala- y más bien volver a las raíces de lo que fue la democracia ateniense, algo que le queda perfecto a nuestra Atenas sudamericana: que solo los hombres, terratenientes, libres y “de toda la vida”, puedan votar. Nada de mujeres, esclavos, plebeyos, personajes de color indefinido ni forasteros advenedizos.

Nos ahorraríamos un jurgo de plata, por ejemplo, si en vez de elecciones cada cuatro años, al Presidente de la República lo eligiera una gran asamblea legislativa conformada por los socios del Country, del Jockey y del Gun….gana el que saque menos bolas negras. No me explico por qué eso no se le ocurrió a Bolívar y a Santander, nos hubiéramos evitado el 9 de abril y la posibilidad de que un indiazo casi llegara a la Presidencia. Aunque pensándolo bien, Bolívar sí lo intentó. Fue el resentido de Santander…

Y podrían por supuesto -lo más granado de nuestra aristocracia criolla- reemplazar al Congreso, así nos libramos de tantos Lagartos. Y por si acaso, podríamos tener a Miguel Gómez -también descendiente de ex presidente- para que le revoque el mandato a cualquier funcionario elegido que se atreva a armar barullo.

Así que el panorama político está claro, no hay mucho de qué preocuparse, pues a los pocos que podrían dar una pelea contra el rancio abolengo presidencial -figuras como Angelino Garzón (valluno), Antonio Navarro (pastuso), Alex Char (costeño) o Luis Alfredo Ramos (paisa)-, los tienen empapelados los órganos de control de bolsillo y se les está acabando El Tiempo. Que a propósito nos dio una lección -dados sus nuevos dueños- de valor civil hace pocos días al recordarnos en amplia entrevista concedida a María Mercedes Cuéllar de Asobancaria, que los principios de la libre competencia deben aplicar para los bancos -todos sabemos que a cualquiera le dejan montar un banco en Colombia- y que es absurdo que la ley los obligue a darle el derecho a los deudores de pagar anticipadamente. ¿Cuándo se ha visto, que la gente tenga el derecho a pagar una deuda? ¡Absurdo, carachas! Ah sí, se me olvidaba decir que la flamante cabeza visible de Asobancaria es también…descendiente de expresidente.

Desde ahora pues, me declaro fiel súbdito de Juan Manuel I, monarca de Colombia por la gracia divina. La voluntad de los medios y de la maquinaria es, al fin y al cabo, la voluntad de Dios. No de otra forma se explica la firma del TLC con Israel, ya somos también -por extensión- pueblo elegido. Que la providencia tenga en su gracia al hombre que se la jugó nada menos que a Álvaro Uribe, que sale bien en las encuestas o estas no salen publicadas, que no solamente está en camino de hacer la paz -aquí y en el Medio Oriente-, sino que logró en un solo período lo que al chavismo le tomó 15 años: liquidar toda oposición en su contra en los medios de comunicación. Que Dios en su infinita misericorida lo ampare y lo favorezca…..y a nosotros.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO