La mujer y el otro ser

17 de marzo del 2018

Opinión de Claudia Jiménez.

La mujer y el otro ser

Inspirada en ser mujer, en la realidad de muchas mujeres que llegan a mi consulta y en la significativa frase del filósofo griego Platón, que dice “Las mujeres son como los hombres pero menos”, hoy en esta Columna quiero compartir pensamientos y dejar una semilla de reflexión.

Si nos devolvemos en el tiempo, podemos recordar que desde la prehistoria las mujeres se ocupaban del cuidado de sus hijos y de las labores en la caverna. Mientras los hombres, salían a conseguir el alimento para proveer a su familia, y los niños hombres aprendían con sus padres para hacerlo también.

Pasando el tiempo la humanidad fue evolucionando, las mujeres se dedicaban a las labores de la vivienda, al cuidado de los hijos y adicionalmente a cultivar.

Durante la primera y la segunda Guerra Mundial, las opciones y necesidad de trabajar fuera de la casa aumentaron, cuando los hombres fueron a la guerra. Y en ese momento las mujeres tenían la responsabilidad del cuidado de los hijos, de la casa, de ser proveedoras y de trabajar.

En el siglo XX toma fuerza el feminismo, a raíz de la desigualdad, la injusticia, la opresión y la imposibilidad del derecho al vota. Y es cuando se abren nuevas posibilidades de progreso y de ser tenidas en cuenta desde el potencial mental, laboral y profesional. Y además de ser madres, ser amas de casa, ser profesionales, ser esposas, también llega la posibilidad de ser trabajadoras, ser proveedoras, ser jefes, ser gerentes y ser empresarias.

El pertenecer a esta época, en la que tengo el privilegio de vivir y conocer todos esos roles, me llena de satisfacciones. Tener la posibilidad de estar en crecimiento y evolución permanente, también. Sin embargo cuando voy escribiendo a grandes rasgos, los momentos por los que ha pasado la realidad de la mujer, concluyo que la mujer sigue en desventaja.

Atrás en el tiempo, la mujer estaba oprimida, limitada, menos preciada y reprimida. Y actualmente al ejercer múltiples roles, el ser mujer queda limitado.

La mujer aun se manifiesta como en la época de las cavernas, desde su esencia acogedora de hogar, cuidando y acompañando. Y cuenta con todo el potencial para ejercer los diferentes roles, seguir en crecimiento y hacerlo en la actualidad. Sin embargo al no contar con el apoyo necesario, de complemento, trabajo en equipo, solidaridad y especialmente equidad. Abandona el ser mujer, para ser.

Retomando la frase de Platón “Las mujeres son como los hombres pero menos”. Me conecto con la sabiduría que tiene y es aquí donde llega la reflexión:

  • No somos como los hombres, “somos mujeres”.
  • No somos menos, “somos”.
  • Ser mujer no impide asumir múltiples roles.
  • Para ser mujer no es necesario competir o pretender igualarse al hombre, porque así deja de ser mujer.
  • Para asumir diferentes y variados roles, lo mas importante es ser.

MUJERES

  1. Menos liberación, mas “Evolución”
  2. Menos igualdad, mas “Individualidad”
  3. Menos costo por ser mas o menos que el hombre, mas inversión en “ser mujer”
  4. Menos dependencia, mas “autonomía”
  5. Menos no ser, mas “Integralidad” para ser.

“Rescatar o construir la integralidad, con la atención consigo mismas equilibrando y fortaleciendo las diferentes áreas: familiar, profesional, económica, parental, pareja, espiritual, salud, recreación y diversión”

felicidadessalud@gmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO