La oportunidad que perdió Mosquera con el Metro de Bogotá

6 de julio del 2017

El Alcalde de Mosquera y el Gobernador de Cundinamarca, los responsables.

La oportunidad que perdió Mosquera con el Metro de Bogotá

Foto: Leonel Cordero/KienyKe.com-@JorgeEmilioRey

La construcción de la primera línea del Metro de Bogotá avanza a paso firme. Pero así como tiene entusiasmados a los habitantes de la capital del país, hay una población que acaba de perder una oportunidad de oro de contar con Metro y con todas sus bondades adicionales: se trata de los habitantes y los propietarios de la tierra en Mosquera, un municipio muy cercano al centro de Bogotá.

Como se sabe, desde que arrancó su mandato, el alcalde Enrique Peñalosa propuso que el patio taller de los trenes del Metro se ubicara en dicha población. De esa forma, los habitantes de Mosquera se iban a beneficiar del sistema de transporte masivo y de un completo plan de desarrollo urbano y en materia de infraestructura como nunca antes en la historia.

Para los propietarios de la tierra, además, el Metro de Bogotá les iba a valorizar sus terrenos en por lo menos un 30 por ciento, según cálculos de expertos en finca raíz.

Además, en Mosquera hay unas 5.000 hectáreas listas para urbanizar, y más cerca del centro de Bogotá que Usaquén. Las proyecciones indicaban que llevar el Metro hasta Mosquera equivalía a prolongarlo tan solo 2 kilómetros, a costos demasiado bajos, y era un gran negocio para todos, porque el valor de la tierra en el municipio adquiría un mayor valor. Por consiguiente, del Metro se beneficiaban todos.

Pero nada de eso ocurrió, por culpa del alcalde de Mosquera y del gobernador de Cundinamarca, quienes en los últimos meses le pusieron todo tipo de trabas a la posibilidad de que el Metro de Bogotá llegara a dicha población, según fuente de la alcaldía.

Por la cantidad de problemas que pusieron, en la última reunión con el presidente Juan Manuel Santos, se acordó que el Metro de Bogotá tendrá sus patio talleres en Bosa, en el sur de Bogotá. Solo por ese cambio de ubicación, la tierra en Mosquera perdió el 30 por ciento de su valor.

Aunque nadie ha salido a hablar en público de este tema, lo que se sabe en el mundo político es que el alcalde Enrique Peñalosa se cansó de insistir y, a raíz de las trabas y la politiquería, dejó los patio talleres del Metro de Bogotá en Bosa.

Ahora, los habitantes de Mosquera buscan explicaciones del Alcalde y el Gobernador de Cundinamarca porque, por culpa de ellos, el municipio, sus habitantes y los propietarios de tierra terminaron perdiendo la oportunidad de oro con el Metro de Bogotá.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO