La partícula de Dios

10 de julio del 2012

Los agujeros negros eliminan tiempo y espacio y el bosón de Higgs, elimina a Dios de la faz de la tierra. Pero ojalá que los científicos que dicen haber encontrado la explicación sobre el misterio del ser y la teoría del todo, no queden como Manuel Élkin Patarroyo. O que la física siga siendo incapaz […]

Los agujeros negros eliminan tiempo y espacio y el bosón de Higgs, elimina a Dios de la faz de la tierra. Pero ojalá que los científicos que dicen haber encontrado la explicación sobre el misterio del ser y la teoría del todo, no queden como Manuel Élkin Patarroyo. O que la física siga siendo incapaz de explicar por medio de leyes universales, qué es la realidad o cuáles son las realidades del origen y de El Gran Diseño (Stephen Hawking).

Porque para quienes representamos menos que una hormiga en el lavamanos diabético del Universo(s), el tiempo es vida y el tiempo es muerte y el espacio no es más que chocar o desplazarse. Los cierto es que sin ser científico, entiendo que el Universo(s) no se comporta como nosotros, aunque la duda siga siendo una deuda de la historia y un superávit de los que ya han muerto.

Entre otras cosas, porque los científicos, primero reemplazaron a los filósofos y ahora parece que también están haciendo lo mismo con Dios, descubriendo que el Universo(s) es un cúmulo de historias y de teorías, que algunas veces flotan como los muertos y otras veces se ahogan como los seres vivos.

Afortunadamente uno puede creer en lo que quiera creer, unos creen en el azar y en La Virgen de los Milagros y otros en el origen de la materia para que el ser, los átomos, la luz y los electrones, también ahonden en el pensamiento humano.

Teniendo en cuenta que la búsqueda por conocer cómo funciona el Universo(s) viene desde los griegos, y después de mucho tiempo hemos pasado de la probabilística al determinismo científico para tratar de responder, “¿Por qué hay algo en lugar de no haber nada? ¿Por qué existimos? ¿Por qué este conjunto particular de leyes y no otro?” (Hawking)

Y el resultado ha sido que cada vez estamos más cerca de descartar científicamente a Dios, aunque sigamos lejos de estar en el centro del Universo(s), contradiciendo a la Biblia, desde que se creía que la tierra era tan plana como ella y aunque las Sagradas Escrituras, continúen ordenando la necesidad ingenua de los creyentes.

El punto es que la realidad es un invento de la Tierra y un poderoso sueño al que no culpo por desconocer los avances de la ciencia moderna. Sobre todo, cuando se trata de un descubrimiento como el bosón de Higgs. De todas maneras, así como se cree en Dios sin poder verlo, también se puede creer en los átomos y por qué no, algún día saber cómo se forma la materia en el Universo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO