La pasión por el retrato

La pasión por el retrato

16 de julio del 2016

Todos los días de mi vida tomo fotos, pero lo que más me gusta es el retrato, acercarme a la cara y los ojos, las arrugas y las expresiones de la gente.

Publiqué el libro sobre Hernán Peláez –todo un honor- pero salté o bailé en una pata cuando la editorial aprobó que la foto de portada fuera la que le tomé informalmente en la sala de su casa.

Preparo un libro sobre perfiles de 15 personajes colombianos, con la condición de que se publiquen las fotos que yo les he venido tomando, sin arandelas distintas a ese encuentro privilegiado: el invitado, la cámara y yo.

Es una pasión casi infantil, de aficionado, de reportero que se inicia, condición con la que afortunadamente sigo ejerciendo mi actividad periodística, un gozo permanente frente a las sorpresas diarias.

Vibro con las noticias, las entrevistas, las respuestas. Y me emociono –y tomo la foto- de Alicia Arango (uribista) y Aída Avella (líder brillante de la izquierda).

Le pregunto al ministro o al concejal sobre política y disparo la cámara (casi siempre el celular).

Le escudriño el corazón al caricaturista “matador” y pongo a hablar a Daniel Samper Pizano con su hijo, el terrible Samper Pizano. Y los fotografío para el recuerdo.

Esta mañana de sábado recibí un premio. Primero Andrés Osorio –gran periodista- y después el gran artista, publicista y fotógrafo (autor del afiche de Galán, entre otros muchos trabajados formidables) elogiaron un retrato de Amilkar Acosta, exministro, publicado en Instagran.

No es usual. Entre colegas somos tacaños con el elogio. Le entregué personalmente al Nobel García Márquez “la historia de la radio en Colombia” y me mandó a decir –con el tiempo- que le había parecido “impresionante”.

Cuando le pedí que escribiera una frase, la respuesta fue la misma para muchos: -que él no acostumbraba eso.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.