No hay camino….

26 de septiembre del 2016

El futuro no está hecho, ni aun cuando se firme un documento, una escritura, una sentencia.

opinion

En su canción Serrat interpreta los versos de Antonio Machado para hacernos ver que en la vida no están hechos los caminos, se hacen al andar y “al volver la vista atrás, se ve la senda por la que nunca se ha de volver a pasar”.

Con la paz es lo mismo, dicen que no hay camino para la paz, “la paz es el camino”. Seguramente será un camino lleno de sorpresas, de caídas y vueltas a levantar. Un camino que Colombia debe recorrer paso a paso, porque así nos acompañen muchas naciones, este sendero o esta autopista 4G a construir, es algo que sólo podemos hacer nosotros.

Será además un camino incluyente, en el que quepan víctimas y victimarios, en el que se le abra paso a muchos sectores rezagados, que ahora podrían pasar al frente y buscar nuevas oportunidades.

Por supuesto cuando se emprende un viaje, que además es inhóspito, desconocido y con un camino por hacer, hay miedo. La incertidumbre de muchas personas es entendible, porque tal vez lleguemos a un lugar que no quisieran. ¿Pero quién conoce el futuro? El futuro no está hecho, ni aun cuando se firme un documento, una escritura, una sentencia.

Lo que sí conocemos y de manera dolorosa es el pasado, allí es que no quisiéramos regresar por nada del mundo. Eso que podemos dejar atrás está hecho de odios, de resentimientos, de culpabilizaciones y señalamientos de unos a otros. Eso que queremos dejar atrás es un país inviable, donde mandaban las armas, la droga y la intolerancia, donde el analfabetismo era rampante y la falta de oportunidades se exhibía en los semáforos, en forma de indigentes.

No queremos llegar otra vez a la guerra, esa en la que miles de jóvenes mueren y matan, sin conocerse, en la que los campesinos pierden a sus hijos e hijas, en la que las minas antipersonas explotan al lado de las escuelas, en la que una persona puede permanecer secuestrada, tanto como lo decidan sus secuestradores… o no salir nunca de allí.

Yo no quiero ese camino, porque es la “senda por la que nunca se ha de volver a pasar”. Habrá que construir la paz y dedicarle tiempo a calmar la intolerancia, a tender puentes entre los enemigos que parecen irreconciliables, pero esa es una tarea mucho menos ingrata que la de seguirnos matando.

No creo ser ingenua con la paz, una firma no cambia milagrosamente las condiciones de violencia, ni transforma el corazón de los violentos. Pero al menos esa firma que se dio ayer en Cartagena es la orden de partida para una larga marcha, una gran caminata colectiva en pos de un ideal común, el de hacer una nueva patria. Y eso, no nos digamos mentiras es como estrenar camisa, un momento de euforia que invita a no desfallecer.

Ahora habrá que meterle pueblo a estos acuerdos, vigilar con mucho más rigor a los corruptos para que no se roben la plata de la paz, exigir a los gobiernos locales mayores resultados en su gestión, buscar alternativas a los conflictos de tierras, dialogar para no tener que acudir a los paros y tomas para hacer que se cumplan los pactos. Es decir, ahora sí que cabe una democracia participativa, que no es lo mismo que una democracia de mayoría donde se pisotea a las minorías.

Tal vez ahora es que más necesitamos entender el espíritu de la Carta del 91 donde se reconoce que Colombia es multiétnica y pluricultural, pero eso sí agregándole que esa diversidad incluye el respeto a pensar distinto, a ser distinto y a actuar distinto. Así haremos un camino para todos y todas, en esta paz que se empezó ya a construir.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO