La paz presidente

1 de junio del 2014

“El país avanzara más hacia alcances de la ofrecida paz que a los enunciados coyunturales.”

La paz es la puerta grande de entrada en la lucha contra la corrupción. De un lado porque la guerra misma, en su componente de atrocidad  y barbarie no solo precede el saqueo descarnado del erario público, sino por cuanto su ejercicio limita los ejercicio de control social o ciudadanía efectiva en la confrontación colectiva de ese otro gran flagelo de la sociedad colombiana, que una vez mas ha sido desestimado por las diversas campañas políticas, tanto en primera como en segunda vuelta: la lucha contra la corrupción.

Constructores de paz y elecciones:

Después de cerca de diez y seis años, el país electoralmente hablando no se planteaba unas elecciones presidenciales por la paz. En efecto, las últimas tres contiendas presidenciales fueron resueltas por la determinación mayoritaria  de definir el conflicto armado por la vía de la misma confrontación bélica, en la fallida y desesperada pretensión de derrotar a la insurgencia.

Sin embargo, en la búsqueda de tal victoria militar, miles de vidas fueron sacrificados e ingentes recursos de presupuesto nacional. Hoy por hoy, la segunda vuelta presidencial ha significado en términos de paz  una diferencia aún mayor que la primera: hasta antes de la primera vuelta tres candidatos se proclamaron abanderados del tema de la paz, incluido el Presidente  Santos y un firme contradictor -Zuluaga-.

Coaliciones pacifistas:

En la anterior semana el partido del  expresidente  Álvaro Uribe dio un giro histórico el cual fue el de expresar su compromiso de continuar los diálogos de La Habana, como resultado de su alianza con Martha Lucia Ramírez, la cual oficiaba para estos efectos como vocera del expresidente Andrés Pastrana -electo por la misma razón, y cuya gestión fallida reabrió la puerta de la guerra, a su vez paradójicamente se había  distanciado de la propuesta de paz del Gobierno Nacional, para luego dar un paso al costado y expresar que no intervendría en la segunda vuelta-.

Curioso resulta  que líderes de la izquierda como Iván Cepeda, Clara López un sector del Polo, así como Piedad Córdoba -Marcha Patriótica-, Aida Abella -Unión Patriótica- e incluso Petro – Progresistas- decidan apoyar un candidato presidente, así lo insinuó el propio Peñalosa, Ángela María Robledo,  en tanto que su tocayo el senador Robledo o el concejal Sanguino – vocero del Partido Verde- optan por el voto en blanco, sobreponiendo sus repulsas personales al proceso de paz mismo, máxime cuando se acaba de reinstalar el Consejo Nacional de Paz, donde converge el grueso de las organizaciones sociales del movimiento por la paz.

En este acomodo no deja  de sorprender como Álvaro Leyva Duran -reconocido interlocutor conservador con las FARC y dos altos directivos clave del gabinete de Petro se reincorporares a la campaña uribista,  así como lo hicieran diversos integrantes del Gobierno Nacional como el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, la directora del Sena, Gina Parody.

Subasta por la paz:

En la segunda vuelta ambas campañas competirán por qué tipo de paz le ofertan al país, las alianzas políticas no bastarán, por lo que el país  avanzara más hacia  los contenidos, sinceridad, seriedad y alcances de la ofrecida paz que a los enunciados puramente coyunturales, por lo que en esta materia -paz- estamos frente a un referendo respecto de los programas de gobierno, y a un plebiscito respecto de la gestión del candidato-presidente.

La paz con justicia  social entendida como presupuesto obligado en la lucha social sin cuartel contra la corrupción definirá el próximo certamen electoral y la hoja  de ruta para la transformación real de nuestra sociedad excluyente.

@pablobustossan
reddeveeduriasdecolombia@gmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO