La reina se retira

La reina se retira

10 de Marzo del 2017

…aclaro, La Reina del Soul, Aretha Franklin, quien anda despidiéndose luego de su anuncio que a sus 75 años –que cumplirá el 25 de marzo- dejará los escenarios.

Hora de ir aceptando realidades. Estos artistas con los que crecí, -¿crecimos?- entran a esa edad en que subirse a un escenario es cada vez más difícil. Hay que entender que las ganas no desaparecen jamás, pero físicamente los años, después de 40, 50 y más de carrera empiezan a pesar. Muchos siguen recibiendo la adoración de sus fanáticos y llenan escenarios. Pero brincar, correr y botar corriente como hace 20 o 30 años ya no es igual.

Cuando cumplí 50 años, un jefe me preguntó que qué se sentía llegar al medio siglo. Después de pensarlo un momento respondí que no me sentía diferente a cuando tenía 45, o 40 o 30… Solo que, por ejemplo, ya no podía subir a Monserrate al trote. Las ganas están intactas, las posibilidades físicas no tanto. Esta es la realidad. Esa es la realidad de la vida.

Claro que un quiere recordar que esos artistas con los que uno creció sigan siendo los mismos hoy como en su momento de gloria. Sin las canas (así se las tiñan), sin arrugas, sin kilitos de más… en fin.

Pero tenerlos congelados en la historia, cosa que los videos y las fotos permite, a veces hace que nos cueste ver que como nosotros, envejecen.

Solo puede uno agradecer que durante tanto tiempo nos hayan acompañado, nos hayan dado su talento, brindado sus canciones, nos hayan hecho felices. Hacen parte de nuestras vidas. Pero olvidamos que detrás de esa maravillosa experiencia hay seres humanos, con las mismas fortalezas y debilidades que nosotros.

Aretha Franklin atravesó en su vida por muchos episodios muy complicados. El distanciamiento de su padre, el más famoso de los pastores de la época, ¡como que cobraba 4 mil dólares por sermón!, fue en su popular iglesia donde ella comenzó su carrera, tocando piano y cantando en el coro. Su inspiración para cantar le llegó de la famoso cantante góspel Clara Ward, que la inclinó por el canto.

A los 14 años ya había grabado un disco de canciones religiosas, y pronto empezó a cantar temas seculares.

A lo largo de su carrera mezcló exitosamente esas canciones góspel, con el rhythm and blues y canciones de autores blancos. Tuvo la habilidad de tomar temas escritos por Paul Simon, Lennon-McCartney, Burt Bacharach, Carole King e impregnarlos de su alma afroamericana. Se apropiaba con facilidad de sus canciones y las volvía propias. Todo lo interpretaba con autoridad, convicción y enorme pasión… le ponía el alma, su soul.

Uno podría pensar que sus problemas con drogas, matrimonios fracasados, problemas de sobrepeso, fueron motores de sus apasionadas interpretaciones. Pero eso negaría la posibilidad de decir que era el fuego interior que la movía.

Nos dio muchísimo, desde esos comienzos hasta ahora en que su privilegiada voz entregó esas canciones soul, jazz, pop, rhythm and blues.

Seguramente Aretha hará alguno que otro concierto, un artista tan entregado a su arte jamás puede jubilarse del todo. Pero lo que nos tocará es volver a la estantería, sacar los viejos vinilos –si quieren, los CDs- y escuchar esos discos, esculcar las canciones… cerrar los ojos y permitir que la Reina del Soul, invada corazón, alma y espíritu. No quiere decir escucharla cantar, eso sería volverla un cantante, como muchas. No, ella es la Reina.

Por si acaso, les dejo estas sugerencias: Lady Soul (1968), Aretha Now (1968), This Girl’s In Love With You (1970), Live At Filmore West (1971), Amazing Grace (1972), Who’s Zoomin’ Who (1985) o algunos de esos maravillosos compilados que recogen lo mejor de su carrera, aunque estos discos siempre limitan un poquito.

ANTES DE TERMINAR – Pensando un poco en la columna de la semana pasada, agradeciendo los comentarios recibidos, algún entrevistado decía en un noticiero que las multas estaban muy caras. Eso quiere decir que la persona piensa violar las normas y leyes. Si uno cumple la ley, ninguna multa es cara. Nunca habrá que pagar una.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.