“La República” pasa a manos de Ardila Lulle

“La República” pasa a manos de Ardila Lulle

1 de agosto del 2016

El periodista Orlando Cadavid Correa, primer director nacional de RCN y exdirector de Colprensa, que conoce a fondo las movidas de las empresas periodísticas desde hace medio siglo, comenta para KyenKe.com la compra-venta de La República:

-Con la adquisición que acaba de hacer la Organización Ardila del periódico La República, mediante una inversión estimada en unos 10 millones de dólares, el cotidiano fundado en 1954 por el expresidente Mariano Ospina Pérez se convierte en el tercer diario bogotano que termina en poder de poderosos conglomerados financieros.

Lea también: Caracol y RCN rechazan solicitud presidencial

Antes corrieron la misma suerte El Espectador, vendido por los descendientes de don Fidel Cano Gutiérrez, su fundador, al Grupo Santo Domingo, y El Tiempo, que estuvo primero en poder de la editorial española Planeta, y finalmente fue a parar a las manos del Grupo Sarmiento Angulo.

Fuentes allegadas a la negociación cerrada en los últimos días, en la capital del país, prevén que los Ardila irán después tras la compra de El Colombiano, el influyente diario paisa de propiedad de los mismos dueños de La República, que sus dueños estiman en cien millones de dólares, según la revista Semana.

La venta de los dos rotativos de origen conservador se atribuye al creciente deterioro de las relaciones entre los herederos de las familias Gómez Martínez y Hernández Restrepo.

Además: “Ver los noticieros de Caracol y RCN me estaba enfermando”

El domingo10 de julio (seis días después del cumpleaños número 86 del doctor Ardila Lulle), mientras se publicaban los “Confidenciales” de Semana alrededor de la operación, los directivos del Grupo Ardila y el bloque de accionistas del diario económico, estaban negociando comisiones de la compra-venta. Juan Carlos Morales, cabeza visible del grupo de accionistas de La República, se retiró del diario la semana pasada, una vez se protocolizó el comienzo del proceso. Hubo cambios no muy notables de periodistas. En la transacción jugó papel clave el ex asesor palaciego José Roberto Arango.

Se cree que el diario conservador recibirá un gran impulso para consolidarse  como medio del sector empresarial. Se estima que Portafolio ha cedido bastante. La calidad informativa de la publicación económica de El Tiempo, ha perdido interés por su carácter más comercial que informativo.

Se espera que en breve los nuevos dueños definan si el actual director, Fernando Quijano, sigue en el cargo o designan uno nuevo.

Como indicábamos al comienzo, La República es el tercer medio impreso de importancia que queda en manos de los conglomerados económicos de Bogotá: El Tiempo es de la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo, El Espectador  es del Grupo Santo Domingo y ahora La República será del Grupo Ardila Lulle.

Paradójicamente, La República logró posicionar el diario sensacionalista Q’hubo, que reemplazó en ese nicho del mercado a los desaparecidos El Bogotano y El Espacio.

Eran otros tiempos, otras épocas de gran esplendor periodístico, en las hacían historia en la dirección del diario de los hombres de trabajo, los caldenses Silvio Villegas, Ovidio Rincón y Jorge Emilio Sierra.

De los periódicos propiedad de familias con vocación periodística solo sobrevive actualmente, en Bogotá, El Siglo, llamado también El Nuevo Siglo, a partir de la inyección financiera de otras familias conservadoras que decidieron evitar la extinción del "Diario de La Capuchina" fundado por la familia del expresidente

Laureano Gómez y cuyo último director de altos quilates fue el sacrificado ideólogo conservador Alvaro Gómez Hurtado.

La apostilla: En la jerga bogotana (o cachaca) ‘cacao’ (*) equivale a multimillonario, magnate, potentado, prohombre o poderoso, apelativos que le vienen bien a los líderes de los  principales conglomerados económicos de Colombia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.