Las negociaciones están en marcha

26 de junio del 2019

Opinión de Emilio Figueredo

Las negociaciones están en marcha

No nos referimos a las negociaciones entre el régimen y la oposición sino la que está ocurriendo, a marcha acelerada, entre los diversos países involucrados en encontrarle una salida a la crisis venezolana.

Lo que inició como una acción combinada de EEUU y el Grupo  Lima, se ha ido convirtiendo, con el pasar de los días, en una serie de negociaciones a nivel planetario entre las naciones que reconocen a Guaidó como el Presidente  (e) de Venezuela y aquellos que de alguna manera aún apoyan a Maduro.

Las negociaciones están en curso entre EEUU y Rusia, entre el Grupo de Contacto de Europa con China y el Grupo de Lima, también están en eso Canadá y Cuba, y el Vaticano se reúne con todos.

Ahora resulta que después de la reunión que ocurrió en Suecia, hace algunos días, el horizonte se amplía aún más, ya que además de los países escandinavos y los  anteriormente mencionados, aparecería formalmente en ese encuentro, Cuba.

La pregunta que todos se deben estar formulando es qué va a salir de todo eso y cómo quedamos nosotros en ese eventual acuerdo internacional. La respuesta es que va a depender de lo que digan, hagan y expliquen los representantes del régimen y de la oposición.

Como estamos en una situación tan crítica a nivel humanitario y tan compleja a nivel político, lo más probable es que la comunidad internacional ampliada prepare un esquema de solución para ambas crisis, que por cierto no necesariamente tengan una solución simultánea. Lo más urgente es resolver, a la brevedad posible, la crisis humanitaria, y para que ello sea viable y efectivo va ser indispensable el concurso de la ONU.

Una de las fórmulas que pudieran surgir de estas negociaciones sería la aplicación del R2P en nuestro país, como factor esencial para garantizar que la ayuda humanitaria llegue de verdad a los más necesitados y por ello la presencia de los llamados cascos azules es indispensable.

La solución a la crisis política pasa por el establecimiento de un gobierno transitorio de amplia integración política, que inicie el proceso de reconstrucción del país y prepare el terreno para la realización   de elecciones libres en Venezuela, en el lapso necesario.

Esta es la tarea más compleja en las negociaciones en curso porque implica, en primer lugar la composición lo más amplia posible de ese gobierno interino así como las garantías necesarias para que todo se desenvuelva en paz y armonía.

Para que eso se pueda diseñar se requieren reuniones como la de Oslo, que más que una negociación entre las partes en conflicto, es una mediación. Es importante anotar que esta etapa el proceso de negociaciones ha sido apoyado por el Secretario General de la ONU, por la Alta Comisionada de DDHH de Naciones Unidas , por el grupo de contacto europeo y , aunque no explícitamente, por las demás partes interesadas en la solución.

Lo único cierto es que la pelota está hoy en las manos de diversos países y que estos no se van a contentar con hablar entre sí, sino que más pronto que tarde presentarán la fórmula que ellos consideren como la aplicable para resolver de manera definitiva el conflicto.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO