Las vanguardias de semillas de vitaminas

24 de junio del 2012

A medida que pasa el tiempo el arte moderno busca nuevas formas de expresión donde lo predominante en la obra son los materiales. No importa bien lo que se dice porque importa más el cómo se dice. El siglo XXI está repleto de nuevos conceptos con la exclusiva experimentación de materiales no convencionales. En dos […]

A medida que pasa el tiempo el arte moderno busca nuevas formas de expresión donde lo predominante en la obra son los materiales. No importa bien lo que se dice porque importa más el cómo se dice. El siglo XXI está repleto de nuevos conceptos con la exclusiva experimentación de materiales no convencionales. En dos galerías que visité tienen la misma sintonía. El título de una ya nos da el abrebocas: “La anatomía del paisaje” de Rosario López en la galería Casas Riegner nos muestra la vocación orgánica con la cual trabaja. Una mirada domesticada trata de mostrarnos sin contexto, pero con muebles y vitrinas, su experiencia en un invierno en Alberta, Canadá, donde de frío se le congeló la propuesta climática. La artista trabaja con semillas de coco que son transformadas con un bronce líquido que cuelga de algún lado de la cáscara con forma semiabstracta sin narrativa y, la enmarca en una vitrina en donde pretende que funcione un triste video que ha incorporado al mueble. Seguramente muestra el proceso poco interesante de su realización. Eso sí me gusta el nombre de la serie Talking seeds (Semillas que hablan), que parece bueno para una banda musical de tendencia metálica. Su horizonte minimalista muestra pocos argumentos.

Rosario López

López Parra presenta unos dibujos burdos, busca rescatar el sentido de las huellas de lo lleno y lo vacío cuando se va derritiendo la nieve y queda la ausencia con unas líneas agresivas tipo encefalograma que interpreta en camino de un río en un presentido en el horizonte invernal. En realidad, a sus fotos limpias les falta contexto, lo que desconceptualiza su búsqueda y quedan objetos que reúne para abrirle espacio al vacío que queda cuando se separan las cosas… Una investigación sensible con pocos resultados. Al final la producción en blanco y negro de algo que de lejos puede ser unas vacas Holstein vistas a lo lejos a la velocidad del carro, pero no, se trata formas abstractas hechas en poliuretano que cubre algunas con bolsas de terciopelo negro en una especie de mueble. Eso sí, todo se encuentra meticulosamente inventariado.

Como si fuera poco, la otra artista se viene con un título alambicado “Viscosa masa tornó vergüenza” de Liliana Sánchez quien trabaja otros materiales. Una mata cuelga como una instalación donde queda bien resuelto el color, un río de bolitas de diferentes tonos de amarillo y de distintos tamaños realizadas en porcelanicrom. Con el mismo material hace una especie de gusanitos que mete en frascos inventados y un dibujo que se vuelve pintura en el pedazo donde resalta la mata de fríjol, buscado una tercera dimensión. Bonito pero para nada interesante

Liliana Sánchez

En la galería Nueveochenta Jaime Tarazona trabaja ODAM (Oficina de Arquitectura Moderna) diez proyectos. Formas geométricas pensadas en computadores que son realizados con polietileno y el color se lo propone con vinilo adhesivo. En otros trabaja con fórmica. Una volumetría imaginaria que después intervienen en fotos y mapas de las distintas ciudades con fotoshop. Su obra egocéntrica queda enmarcada en todo su volumen dentro de ciudades del mundo.

Elsa Franco trabaja por siempre y para siempre su obra en el patio de la galería, donde cuelga unas masas sin forma realizadas en yeso que las transforma con el uso del agua. Y en el segundo piso se encuentra Carolina Rodríguez con su exposición de dibujos que llamó “Pura Vitamina” , niños dibujados en Prismacolor de manera de precaria que hasta ellos ¡bostezan de la aburrición!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO