Las vanidades del poder

13 de marzo del 2011

Colombia siempre ha vivido en medio de una crisis política pero en este caso se trata de un simple malestar vanidoso y burocrático por parte de los congresistas de La U y del Partido Conservador.

Unos argumentan que las facultades extraordinarias para que el presidente Santos reforme al Estado deben precisarse. Otros se sienten señalados “injustamente” por los presuntos casos de corrupción en la Dirección de Estupefacientes. A la ultraderecha colombiana les molesta el protagonismo de Angelino, el restablecimiento de las relaciones con Chávez y les preocupa que las leyes de tierras y de víctimas no sean viables fiscalmente.

Lo cierto es que antes de reformar al Estado, sería conveniente precisar esas facultades extraordinarias, aunque quienes deberían realizar esa tarea son los congresistas y no el presidente. Y como reformar al Estado significa desmontar los caballos del uribismo, no sería nada raro que el ex presidente Uribe estuviese detrás de la actual “crisis política”. Porque no olvidemos que hace unos días el mismo Uribe le pidió a sus ex ministros que defendieran su gestión de gobierno, frente a los “reiterados ataques” del ministro Germán Vargas Lleras.

Ahora bien, es perfectamente natural que el ministro Vargas Lleras esté “maltratando” burocráticamente al Partido Conservador y a La U, porque ellos hicieron lo mismo con Cambio Radical en su momento. Además, el conservatismo debe entender que ya no cogobierna como antes y que ahora sólo representa una cuarta parte de la unidad nacional.

Por eso dicen que es más fácil manejar el unanimismo que una coalición de gobierno, porque no hay cama para tanta gente.  Pero me temo que entre más se demore el presidente Santos en reformar al Estado (para que Colombia sea viable), más difícil será mantener la unidad nacional, porque todos sabemos que está pegada con babas en Bogotá y que terminará por descuadernarse en las próximas elecciones de octubre.

En todo caso, es inaceptable que los bienes incautados al narcotráfico estuvieran al servicio de algunos políticos y que la extinción de dominio se haya convertido en una extinción pero para el intercambio de botines burocráticos, sin ningún control político o méritos para aquellos que administraron cientos de miles de bienes tan diversos y tan importantes para, por ejemplo, reparar integralmente a las víctimas del conflicto en Colombia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO