Lea bien en público

23 de octubre del 2019

Por: Germán Díaz Sossa.

Lea bien en público

Entre memorizar un discurso o leerlo, es mejor lo segundo. Incluso, por seguridad, se pueden leer unos apartes y formular algunas reflexiones improvisadas escritas en las márgenes de las hojas.

Ahora bien: No es lo mismo leer en voz alta que leer en público. Son cosas parecidas, pero diferentes.

Aquí van algunas recomendaciones para que lea bien en público. Se trata de sugerencias formuladas tanto por el Doctor Ignacio Arizmendi, como por el autor  de esta columna.

Es ideal

1. Mirar a veces al auditorio mientras se lee, en señal de que se interesa por él. Es decir, no se trata de que se clave en la hoja, sino de que al final de los párrafos, mire a su auditorio.

2. Evitar tener la misma expresión del rostro mientras dure la lectura. Ponga cara de lo que esté diciendo. El ser humano no solamente comunica con las palabras, sino con la forma como mira, sonríe, gesticula, mueve el cuerpo. La persona comunica mucho con su expresión corporal o su lenguaje no verbal.

3. Es bueno expresarse con una de las manos para aumentar el vigor comunicativo en algunos pasajes del texto.

4. Asegure una adecuada presentación personal. Cuando un expositor va a hablar en público, los del auditorio analizan mucho su presentación personal. Y, muchas veces, antes de hablar, ya lo han descalificado, si su presentación personal no es apropiada.

La recomendación de mi colega y amiga Diana Neira es que el hombre siempre lleve saco y corbata. Y si al final tiene que hablar al aire libre, pues se quita el saco. Y puede que también se quietarse  la corbata. Pero el problema es que llegue en camiseta, cuando las personas de su auditorio están formalmente vestidas.

Diana dice que las mujeres pueden comunicar con pantalón o vestido sastre. Pero ella prefiere el vestido, y que la expositora no lleve demasiados accesorios, que se puedan convertir en distractores de lo realmente importante: su mensaje.

5. Tener la mejor expresión corporal posible, ya sea que esté parado o sentado. De todas formas sería mejor parado. Es ideal aprender en un seminario taller o asesoría personalizada sobre este trascendental tema. Comunicar no es hablar, sino hacerse entender. Y el mensaje no es lo que usted diga, sino lo que el otro entienda. Una persona que no comunica bien, no administra, no gerencia ni vende bien.

6. Variar el volumen de la voz y el ritmo de lectura para evitar la monotonía. Hable con vigor y con entusiasmo. El entusiasmo entusiasma.

7. Usar pausas. No se afane. Todo saldrá bien. Pero ese discurso hay que leerlo y escucharlo muchas, muchas, muchas veces.

8. Hacer énfasis en ciertas palabras. Con esto se evita una sensación de exposición fría o plana.

9. Observar la entonación correcta, ya se trate de un discurso político, una conferencia o una clase en la universidad.

11. Es importante vocalizar bien.

12. También es clave valerse de las inflexiones, entonaciones naturales de la voz,  para transmitir intenciones de sarcasmo, ironía, asombro u otra circunstancia.

13. Para leer textos entrecomillados, bajar o subir el volumen de la voz, aumentar o reducir la velocidad de la misma o utilizar pequeños estribillos como “abro comillas, cierro comillas”.

14. Escribir el mensaje en hojas de tamaño funcional, como carta y que la letra sea clara y de buen tamaño. Para mí la letra más clara  siempre ha sido la arial, ojala a unos 14 o 16 puntos. Escoja la letra que a usted más le guste y la que le parezca más clara.

15. También es más fácil la lectura si se escribe a espacio y medio o a doble espacio.

16. Es útil escribir los párrafos en una anchura  de columna de fácil percepción para los ojos. Que las columnas sean angostas y que no vayan desde el puro comienzo hasta el puro final de la hoja, en forma ancha. Escriba párrafos angostos. Usted debería grabar el discurso, la intervención que esté preparando,   y escucharla muchas veces.

17. Hay que numerar las hojas en la parte de arriba. Y creo que es mejor No coserlas.

18. En ocasiones, el expositor puede usar, escribir  señales con esfero en las márgenes de la hoja  para recordar cuándo acelerar o desacelerar, enfatizar o debilitar, qué puede omitir en caso dado, qué pudiera  ampliar sobre la marcha.

19. Lo cave, lo clave es leer el texto muchas veces. Incluso leer frente a un espejo y que lo filmen. Y luego se revisa, pero no se busque defectos que no tiene. Y tampoco le pida a gente que no sabe de esto que le formule observaciones o críticas.

Entre memorizar y leer es mejor leer. Si lo lee muchas veces, muchas veces, casi que se aprende el final de cada párrafo, y como se lo sabe, en esos segundos mira al público.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO