Lecciones financieras de mamá

Lecciones financieras de mamá

17 de Marzo del 2016

Qué tipo tan simpático, tan cachaco, tan decente, tan buen partido según los papás, pero -a lo mejor- tan aburrido para la novia.

Carlos Gustavo Álvarez Guzmán es un periodista de muchos quilates, de renombre, buena pluma, estudioso y de varios libros: ‘Siete lecciones espirituales de una crisis material’, ‘Paisas en Bogotá’, ‘En Boca Cerrada’, ‘La vuelta a Bogotá en un poco más de 500 años’, entre otros.

El último que acaba de publicar sólo tiene 63 páginas y bien podría ser una enciclopedia para entender la economía. Y especialmente todo para hacerla práctica.

Es la evocación de la lucha de su madre “pero es sobre todo un homenaje a las mujeres que se hacen cargo de sus hijos que emprenden una cruzada para hacerlos personas de bien, y en lo que deben tener en cuenta un adecuado manejo del dinero”.

“Mis hijos también aprendieron a ser conscientes de que había que cuidar las pocas cosas que tenían. Su ropa contada, sus escasos juguetes, su par de zapatos.

Estaba prohibido el desperdicio. Con el agua, con la luz, con la energía. No había, como es común hoy, interminables duchas de agua caliente.

Pero sobre todo no se podía desperdiciar el alimento, la comida. Había que comer lo que se servía, no había platos a la carta, no se podía botar nada. Eso es difícil para un niño que no entiende el valor de los alimentos sino su sabor.

Todas las restricciones comenzaron a formar en ellos un sentido de la responsabilidad, una noción del deber. Yo debía formarlos con lo que tenía, educarlos…

Enseñarles la noción del límite antes de que la vida les impartiera esa lección con crueldad”.

María del Pilar Casabianca se ha separado de su esposo, y ha quedado sola para responder por su mamá y sus dos hijos. Y aquí empieza la historia…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.