¿Lesa Humanidad, Impunidad Trasnacional?

5 de junio del 2013

Paraguay no dejará que el crimen de Cecilia Cubas pase de agache con una banda de terror en busca de poder: las Farc. /Columna de Guillermo Rodríguez.

A través de la valiente y bien ponderada fiscal antisecuestro de Paraguay, Sandra Quiñónez, conocimos de primera mano la denuncia vertical y sin ningún entusiasmo político. ¿Qué llamó la atención en sus declaraciones? Con todo lo que motiva a esta fiscal que no es más que velar por la seguridad de sus conciudadanos, y tener un control sobre el hampa en su país. Advierte lo que para nadie es un secreto, la necesidad de controlar las bandas terroristas de Paraguay, que desde el secuestro y vil asesinato de Cecilia Cubas la tranquilidad y ausencia del terror en la tierra del “indiecito Guaraní” es un periódico de ayer.

Llama la atención sus expresiones, de ellas se percibe de manera clara la impotencia y nobles angustias de quien trata de hacer su trabajo de manera correcta y honesta; hacer parte de la Fiscalía en su país no le demanda únicamente hacer exhaustivas investigaciones y llegar a desenredar los cientos de casos que hoy aterran y apremian a una sociedad que poco o nada, estaba relacionada con la violencia, con guerrillas que secuestran y matan, con la extorsión, el reclutamiento forzado de menores y el entre dicho de la seguridad nacional. Hoy, ella de manera casi heroica también hace serias declaraciones prendiendo las alertas de lo que se negocia en La Habana con las Farc y el gobierno de Colombia.

Sus declaraciones sin apremio político alguno, sesudas, prudentes pero muy certeras, llaman la atención a Colombia, sin vulnerar asuntos internos o queriendo mancillar la soberanía, al menos, así parece. Ya muchos habían prendido las alertas de lo peligrosa que es una paz con impunidad, lo peligrosa que es una paz con elegibilidad, y lo peligrosa que es una paz sin diálogo público; la paz con impunidad es como la prosperidad habida con los atajos de la delincuencia, la paz con elegibilidad cuando existen delitos diferentes al delito político, envía un claro mensaje a las nuevas generaciones, quienes ven que el actuar del Estado a todo tipo de vejámenes y delitos de lesa humanidad es mínimo y casi inexistente.

La valerosa fiscal plantea que de ser ratificado el acuerdo de paz entre las Farc y el gobierno Santos, los militantes de la banda terrorista  adherirían al (EEP) Ejército popular paraguayo. Las instituciones de justicia paraguayas están muy preocupadas y es legítimo, no quieren ver en su sociedad collares bomba, casos como el de los once diputados del Valle, o como el de la familia Turbay Cote, mutilaciones de soldados por cuenta de las minas antipersona, tomas guerrilleras como la de Mitú, en Vaupés, actos como el del club el Nogal, secuestro de aviones; se quedaría corta la lista que agobia y preocupa a la sociedad guaraní.

Las Farc tomaron nota de manera detallada y juiciosa de lo que les enseñaron terroristas importados de ETA, estos mismos que instruyeron sobre explosivos lapa, todo tipo de desparpajo que atenta contra la dignidad humana; las Farc de manera olímpica no contentos con sembrar tanto dolor y odio en Colombia, se trasladaron a Paraguay donde adoctrinaron y dieron entrenamiento al EPP, para llevar a cabo el secuestro y violento asesinato de Cecilia Cubas.

Los más grave de todo esto es la información de inteligencia de ese país, que asegura que al EPP le interesaría mucho reclutar a combatientes de las Farc que no estén de acuerdo con el proceso de paz en Colombia, de ser esto cierto, que es más que probable, ¿será esta una estrategia del secretariado de las Farc de mostrar plazas atractivas para delinquir a quienes no quieren en las Farc la paz?

De ser así, queda una vez más demostrado que los enemigos de la Paz son aquellos que empuñan armas con el anacrónico discurso de tomar el poder por la combinación de las distintas formas de lucha, esos mismos que enseñaron en Paraguay a extorsionar, a secuestrar y a reclutar menores; menos mal hay una sociedad pendiente, que no dejaría que se le exportara lo peor de Colombia allá, ese “know-How” de la guerra sin fin pero con un medio claro, la coca. Queda claro también que esa sociedad no dejará el crimen de Cecilia Cubas pase de agache con una banda de terror en busca de poder.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO