¿Letra menuda?

29 de mayo del 2013

Las FARC no busca unas sillas en el Congreso, sino llevar a Colombia por la senda de la desgracia de nuestra hermana Venezuela. Columna de Guillermo Rodríguez.

Dos meses después de posesionado Santos como presidente de Colombia, iniciaron fuertes rumores que venía una posible mesa de negociación con la subversión, situación que desde luego género escepticismo en unos sectores de la sociedad colombiana y desazón en otros.

Con el paso de los meses, ese rumor cogió más fuerza y las andanadas políticas del ejecutivo daban cuenta de ello, muchos desprevenidos indicaban que eso no iba a pasar, hasta los más veteranos y “zorros” en política lo afirmaban ¿Qué no sucedería? Que un gobierno elegido por las banderas de la seguridad, se entregara y nos entregara desparpajadamente a la banda terrorista que estaba siendo derrotada.

Señores, las FARC no busca unas sillas en el Congreso, no busca una jurisdicción agraria, no busca el Ministerio del Trabajo, ellos buscan es el poder, para ya instaurados en él, llevar a Colombia por la senda de la desgracia de nuestra querida hermana Venezuela.

Ejemplos hay de sobra y razones más para lograr interpretar el actuar del gobierno, el juego de las FARC y a donde nos conducirá todo esto. Quienes hacen críticas constructivas al proceso son considerados enemigos de la paz, señalamientos injustos e inoportunos que generan más división en el país. Quienes critican constructivamente el  llamado “proceso de paz” han expresado que no se oponen a la paz, es más en el planteamiento que el presidente Santos dejará de ser presidente, y quienes han sido llamados enemigos de la paz enarbolaran los rumbos de la nación han expresado su voluntad de hacer o continuar un proceso de paz real; primero sin reservas para la sociedad civil y segundo con unos principios rectores inamovibles para que la paz sea duradera.

“La paz con impunidad no dura, es como la riqueza mal habida”, acertada premisa pero inquieta más aún. ¿A dónde va todo esto? ¿Qué es lo que se negocia? ¿Por qué tanto tiempo en diálogos y las FARC siguen matando y secuestrando? ¿Qué es eso de puntos? ¿Qué es eso de pilares de acuerdo agrario? ¿Cómo así que nada está acordado sin que todo este acordado? Si para curtidos políticos y estudiosos de la cosa pública, conflictos bélicos, ex Altos Funcionarios del Estado, es confuso todo esto que sentirá el ciudadano concentrado en su diario vivir, laborar y acontecer. Pues sí tristemente más perdidos que nosotros.

Parece que al gobierno le gusta mucho aplicar la máxima, si no los convences confúndelos. Situación que debe alertarnos para leer entre líneas todos aquellos anuncios que no son más que un galimatías propios de Chespirito. Anunciar que hace 40 años no se hacen actualizaciones catastrales y que tales se harán para mejorar el uso de la tierra es un claro mensaje de lo que está por venir, Lo peor.

El principal discurso del fallecido Hugo Chávez en el poder para expropiar al propietario de tierras en Venezuela fue precisamente, de manera sucinta, los anuncios que se dieron por cuenta de los pilares agrarios, creación de un fondo de tierras para redistribuir entre los campesinos que no son propietarios. Se pretende trasladar un problema de nuda propiedad y titularidad de predios a los linderos de la propiedad privada. Claramente el gobierno niega ello, pero por estos agujeros entra la serpiente; en el pasado, el partido Conservador había presentado un proyecto que hoy es ley para menguar el problema de titularidad.

Mejoramiento del uso de la tierra, algo muy general sin contenidos que argumenten ello, ni legal ni en sus propósitos mismos, aún más peligroso, se pretende aplicar las vías de hecho a los principios básicos de la legislación tributaria, en el sentido que supuestamente el que no de buen uso y tenga improductiva la tierra, pagara más impuestos. ¿Bajo qué criterios? ¿Los criterios los hará la nueva jurisdicción agraria?

Asistencia técnica, elementos de producción agraria, riego, crédito y posibilidades de comercialización, no entiendo, ¿ acaso por este tipo de políticas no tienen preso a un ex ministro de Agricultura? ¿Si esto es tan bueno, qué hace él preso?

Reducción radical de la pobreza y la pobreza extrema en el campo, ¿acaso los señores de las FARC no son conscientes que son el primer factor de ello? Estos planteamientos ya los habían hecho en los años 40 un grupo de jóvenes intelectuales llamados los “Leopardos”. ¿Hay algo nuevo en los anuncios que nunca hubiésemos escuchado?

Mucho cuidado, pronto invitarán a los colombianos a que refrendemos por voto popular un acuerdo que nos involucra a todos, pero como en el peor negocio de contratos por adhesión traen letra “menuda”. El problema es que la letra menuda la tienen escondida en La Habana.

@g_rodriguezm

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO