Libertad de prensa por ahora se salva

2 de marzo del 2018

Opinión de Daissy Cañón.

Libertad de prensa por ahora se salva

Al emperador romano Julio César se le atribuye haber creado el periodismo con su “Acta Diurna”, en el año 69 AC, tallada en metal o piedra y con el sello del emperador, se colgaba diariamente en el foro romano. Las noticias controladas por el gobierno del imperio se asemejan a las producidas en otras partes del mundo en la antigüedad hasta la Edad Media (Siglo V a siglo XVI), época en la que el control pasó por completo a la iglesia, que desde los monasterios recogió la cultura en manuscritos hechos por frailes y monjes y a cuyos textos solo tenían acceso los pocos letrados que ostentaban el poder.

El inventor de la imprenta moderna, Johannes Gutenberg, en 1450, mantuvo oculta su creación durante dos décadas, tal vez por la certeza del peligro que representaría para quienes detentaron por siglos el control de la información, en particular la iglesia y que el pueblo tuviera la opción de recibir información a través de canales distintos a los oficiales y sobre todo sin su control.

Nada parece haber cambiado en la mente de quienes ocupan altos cargos en el estado, en cualquier rama del poder, en muchos países del mundo desde el siglo XV hasta hoy. Los intentos de coartar la libertad de prensa han sido una constante y en Colombia muchos actos así lo confirman.

La decisión de la Corte Suprema de Justicia al fallar una tutela contra la revista Dinero, en la que obligaba a los autores a revelar las fuentes que revelaron acciones posiblemente corruptas de una exfuncionaria, de la que se publicó el nombre, prendió las alertas en la sociedad por el peligro que representaba abrir un boquete por el que se colarían nuevas decisiones judiciales para acallar la única voz -la de los medios de comunicación- capaz de destapar las ollas podridas de las que muchos han tomado durante décadas grandes tajadas y lograr, si no sanciones legales, si al menos morales contra los responsables que desfalcan tanto en el sector privado y en el público.

Afortunadamente el propio vicepresidente de la Corte Suprema, Álvaro Fernando García llamó la atención sobre lo que consideró un error y un riesgo para la libertad de prensa en el país. Sus palabras tuvieron eco: “Yo acepto que los medios tienen el derecho a actuar, a trabajar, y si no se les cuida la fuente, ¿dónde queda la sociedad? Se necesita una sociedad libre, no amarrada, no amordazada y que nos enseñe que tenemos que recuperar valores para una sociedad democrática. Entonces, esa crítica que se nos hizo en esa sentencia la aceptamos con humildad y tranquilidad, esperamos que se nos corrija”. Y en la segunda instancia dentro de la propia Corte, en la Sala Laboral, se reversó la decisión y la revista ya no tendrá que revelar sus fuentes. Por ahora la libertad de prensa está fuera de peligro.

Una batalla más que se gana para beneficio del país, porque si una sentencia judicial de una alta Corte le daba vía libre a la obligación de los periodistas de revelar sus fuentes, difícilmente se podrían hacer nuevas investigaciones desde los medios para ayudar a que la opinión pública conozca los hechos y a los autores de actos de corrupción como el de Odebrecht, Reficar, Interbolsa, DMG e infinidad más.

Se supone que la prensa está a salvo y la audiencia de los medios también, pero no hay que cantar victoria, desde cuando Rafael Núñez decidió que había que reformar la Constitución Nacional y se produjo la de 1886, se imprimieron en muchas imprentas del país una Carta Magna impregnada del pensamiento de su inspirador, quien consideraba que no debía haber libertad de prensa y que a los periodistas se les debía controlar y censurar. El artículo 121 de la constitución que nos rigió por un poco más de un siglo, permitió al estado colombiano hacer lo que Núñez quería, porque cada vez que se declaraba “turbado el orden público en el país” se decretaba el Estado de Sitio y el Estado, a través del gobierno, tenía el control de la información de los medios como la radio y la televisión, por ser el dueño del espectro electromagnético. Los impresos se salvaron de la censura porque los dueños de periódicos y revistas no estaban sujetos al control estatal, exceptuando la época de la dictadura de Rojas Pinilla quien ordenó el cierre del El Tiempo y El Espectador.

Cuando la situación de orden público se tornaba muy difícil por las acciones de la guerrilla (Farc, EPL, M-19, Quintín Lame, ELN, PRT, entre otros), o sea todo el tiempo durante más de 50 años, la radio y la televisión sufrían la censura por decreto presidencial, para que el país no se enterara de lo que estaba ocurriendo. El famoso decreto redactado en el entonces Ministerio de Comunicaciones, que le prohibió a los medios, los del espectro electromagnético, transmitir información de la toma de la embajada Dominicana por un comando del M-19, es tal vez una de las más claras muestras de control y censura en las que -como lo hizo en el siglo 69 AC, el emperador Julio Cesar- solo se podía divulgar el comunicado oficial, en este caso el de la Cancillería en la que prácticamente no se informaba nada sobre el avance de las conversaciones entre los dos delegados del gobierno y la Chiqui y el embajador de México a bordo de una camioneta de la Cruz Roja. La paradoja es que mientras los noticieros de radio estaban amordazados, los periódicos y revista se daban un banquete diario de fotos e intimidades de los encuentros, porque los guerrilleros desde la sede de la embajada llamaban a algunos periodistas y les contaban en detalle todo.

Pretender hoy censurar, intimidar o buscar que los periodistas revelen sus fuentes en la era de la Internet no tiene lógica, a las redes sociales no las calla nadie.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO