Linchamientos

2 de septiembre del 2011

Charles Lynch fue un célebre juez de paz de Virginia en los Estados Unidos que ordenaba colgar sin previo proceso judicial a partidarios del rey británico, negros y cuatreros. Sus discípulos están en cada rincón de Colombia. Algunos casos: Gustavo Lasprilla, un hombre de 37 años, fue salvajemente golpeado y herido a bala el pasado […]

Charles Lynch fue un célebre juez de paz de Virginia en los Estados Unidos que ordenaba colgar sin previo proceso judicial a partidarios del rey británico, negros y cuatreros. Sus discípulos están en cada rincón de Colombia. Algunos casos:

Gustavo Lasprilla, un hombre de 37 años, fue salvajemente golpeado y herido a bala el pasado 25 de agosto en la comuna seis de Soacha porque lo confundieron con el asesino de una mujer en Kennedy.

El 10 de mayo de 2011 se produce el intento de linchamiento de un menor de 13 años por acusado de violar a un niño de 4 años en el barrio Arborizadora Alta de Ciudad Bolívar.

El 6 de mayo de 2011, en el Barrio el Porvenir (Bosa),  unas 400 personas intentaron agredir a Jimmy Andrés Giraldo Maldonado que ingresó ese jueves en la tarde al colegio distrital Las Villas para presuntamente abusar de un niño de cinco años.

El 1 de mayo de 2011 en el sector de El Codito al norte de Bogotá, un grupo de 300 personas atacaron un CAI e intentaron sacar por la fuerza a un hombre que supuestamente fue sorprendido abusando de una menor de edad.

El 8 de abril de 2011 dos personas, por haber robado celulares en un bar de Chapinero, fueron linchados por la comunidad del sector. Uno de ellos perdió la vida a dos cuadras del lugar de los hechos.

El 20 de mayo de 2011 un hombre fue linchado en el barrio La Cofradía localidad de Fontibón, por intentar violar una menor de 10 años.

El 10 de agosto de este año, en hechos registrados en el barrio Britalia (Kennedy), un hombre de 71 años fue encontrado abusando sexualmente de un menor y fue linchado por la comunidad. El individuo sufrió un infarto en medio de la golpiza.

Todo esto es culpa de la justicia, para ser más preciso, de la ausencia de justicia. Los ciudadanos se aburren de un estado de derecho que perciben como refugio de los bandidos. Están cansados de ser robados, maltratados y atemorizados por personajes que se pasean orondos y desafiantes por sus cuadras. Saben que a pesar de los esfuerzos esporádicos de la Policía Nacional, siempre habrá un fiscal o un juez de garantías más preocupado por lo que dice la Comisión de Derechos Humanos que por proteger sus derechos humanos vulnerados cotidianamente. La población se toma la justicia en sus propias manos pues saben que a las instituciones no les interesa ni su seguridad ni castigar a los culpables.

En Colombia hay 2 millones de procesos represados y la justicia no actúa. Más del 92 por ciento de los procesos quedan impunes.

Nada justifica estos linchamientos. Pero los administradores de justicia -fiscales y jueces- no pueden ser sordos frente a la fatiga de la ciudadanía. La justicia se imparte simbólicamente en nombre del pueblo colombiano. Es hora de que el pueblo tenga justicia de verdad y no sólo simbólica.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO