Lo mataron, ya la policía está al tanto…

24 de agosto del 2019

Opinión de Juan Pablo Pineda.

Lo mataron, ya la policía está al tanto…

Esa es la expresión que manejan las personas a boca llena, cuando comentan las noticias del agro… ya no se habla de productividad, inversión, oportunidades de mercado, contratación de talento, entre otros temas trascendentales para el sector agropecuario.

No puede ser que la extorsión y el homicidio estén liderando la agenda de nuestro sector rural; es inaudito que sigamos contando muertos y creyendo que las medidas que toman las fuerzas armadas bajo las directrices del gobierno, están dando resultado.

El principal problema es el narcotráfico, es el motor y dinamizador de la cultura de violencia que nos atropella. Si es uno de los problemas, más no el único. La ausencia de autoridades, generan “parautoridades”. El contrabando técnico es un asesino con silenciador, dado que legaliza su actividad a través del lavado de dinero y lo inyecta a la economía. El hambre, cifra que asusta cuando se observa un aumento en el índice de pobreza multinacional.

El panorama no es positivo, pero estamos a tiempo de plantear una estrategia asimétrica como Estado, porque esto no se soluciona a punta de bala y achacarle responsabilidades del Ministerio de Defensa. Todos los Ministerios y los gremios deben ser parte de esta iniciativa; es responsabilidad de la Casa de Nariño establecer un objetivo integrador para que todos aporten sin afectar la responsabilidad y protagonismo de las entidades. La medición debería estar a cargo del Departamento Nacional de Planeación y es menester que la comunicación nacional y regional dé los planes, programas y proyectos; y recaiga en los medios de comunicación como un compromiso país.

Aterricemos en el lenguaje de la calle, ésta situación

Un pequeño empresario del departamento del Cesar,  presta el servicio de transporte al sector agropecuario, afirma; “me siento seguro, por que estoy pagando la “vacuna” -extorsión-, lo importante es que los “nuevos” -grupos armados ilegales- lo dejan trabajar a uno.”

En la carretera que van desde Barrancabermeja a Aguachica, los que se trasportan en moto, afirman:  “la clave es acelerar y no dejarse alcanzar por las motos, porque lo bajan a uno, cuando lo apuntan con un revolver.”

En el departamento del Magdalena, un gran porcentaje de los homicidios son por error o por infidelidad, según se dice en la calle.  La gente comenta: “el que se la busca la encuentra, ese man se la buscó por comerse la mujer de un duro…” “cuando uno se tiene que morir, se muere. Que vaina que se equivocaron, él era un buen tipo”

Arauca vive en un toque de queda permanente, se activa con el atardecer y de desactiva con el amanecer.  En los municipios de este departamento no se paga extorsión, sino impuestos. Revisen cuanto cuesta una gaseosa, una bolsa de leche, una bolsa de cemento o la gasolina, en ciertas zonas de este departamento.  Los araucanos pagan una Sobre Tasa de Operación (STO) que se establece entre el 10% y 30%, que se incluye como un costo antes de vender el producto. Estos sobreprecios ilegales, son facturados, legalizados en la contabilidad y paradójicamente pagan impuestos a la DIAN.  Sería interesante una investigación de la Superintendencia de Industria y Comercio, con el objetivo de analizar el precio y la ausencia de competencia.

Reflexión

Somos un país con mentalidad de guerra, donde cada individuo/familia vela por su supervivencia; sólo nos unen las tragedias naturales y los triunfos deportivos.

Necesitamos despertar como país y darle un sentido de pertenencia a nuestro futuro.  Se imaginan que el Ministerio de Cultura no solo cuidara el pasado y los carnavales? Un Ministerio de Cultura que -sin ideología- trabajara en la construcción y guía de una cultura de solidaridad, emprendimiento y honestidad.

Un país sin identidad de futuro, es un país sin rumbo.

Twitter: @JuanPabloPineda

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO