¿Lo que vale es el valor o el costo?

18 de noviembre del 2017

Por los hijos escribo hoy estas palabras.

¿Lo que vale es el valor o el costo?

“Por los hijos escribo hoy estas palabras”

He pensado hace algunos días como gira el aspecto económico alrededor o dentro de las familias. Y como es mas realista no generalizar, me voy a referir a los diferentes sistemas familiares, en los cuales el manejo o la consecución del dinero, “Se convierten en situaciones mas valiosas y significativas, que el costo para el bienestar emocional de los hijos”.

Hay familias en las que alguno de los padres o ambos son solamente proveedores económicos y delegan en el que no es proveedor o en un cuidador su rol de cuidado, acompañamiento, guía, juego y crianza. Al punto en el cual algunos niños pequeños le dicen mamá a su Nana y no a su mamá.

En estos casos, aunque los vacios afectivos en los hijos, se van desarrollando poco a poco, los padres no se dan cuenta a que hora se convirtieron en comportamientos o situaciones difíciles comportamentales, como reacciones impulsivas, pataletas, recaída académica, alteración de la atención, manifestaciones voluntariosas, entre otras.

Hay familias en las que el cansancio, las dificultades o el día a día del trabajo o de la consecución de la plata, estresa o genera insatisfacciones en los padres. Y simultáneamente los hijos tienen malos resultados académicos o dificultades escolares, y como consecuencia, en vez de mirar la causa o buscar la forma de apoyar a los hijos. Hay manifestaciones verbales como “ Usted es un desagradecido”, “Yo trabajo y trabajo para que estudie”, “Usted es el causante de mi cansancio”, ”No veo la hora en que salga de ese Colegio para tener paz”. Y por el estrés los padres olvidad que dar estudio y generar bienestar en los hijos, es una responsabilidad, por lo cual no corresponde ni echarla en cara, ni cobrarla. El costo emocional en culpas, rabia, impotencia y tristeza, en algunos casos llega al punto en el que he oído decir , “La razón por la que he pensado suicidarme, es porque así dejo de ser una carga para mis papás.”

Hay familias de padres separados, en los que aun hay duelo en proceso, con rabias, rencores, desquites, irresponsabilidades y dificultad para llegar a acuerdos económicos. Y se utiliza a los hijos como objetos de trueque, que se entregan y se reciben a cambio o como condición por el pago de una cuota alimentaria. Como consecuencia los hijos pueden generan estrés, ansiedad, somatizaciones, culpas, inseguridades, temores, irritabilidad y un auto concepto deteriorado con una valía dependiente de los pesos.

Evalúe y actúe, luego puede ser demasiado tarde.

El deterioro emocional, es el costo que pagaran sus hijos.

-Culpar a los hijos por las dificultades y el cansancio de los padres, es una irresponsabilidad.

– Los vínculos solidos con el papá y con la mamá son parte del equilibrio y la estructura solida de los hijos. No son negociables por plata.

¿Qué vale mas, el valor o el costo?

“La calidad de tiempo compartido con los hijos, es la mejor inversión”

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO