Los ¨falsos positivos¨ del Nuevo Esquema de Aseo

19 de junio del 2013

Mucho se ha dicho y dejado de decir sobre el Nuevo Esquema de Aseo en Bogotá. Serán las autoridades competentes quienes en su momento, ojalá pronto, dirán la última palabra. Desde la Administración de Samuel Moreno Rojas, pasando por el encargo de Clara López Obregón y la del hoy Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, […]

Mucho se ha dicho y dejado de decir sobre el Nuevo Esquema de Aseo en Bogotá. Serán las autoridades competentes quienes en su momento, ojalá pronto, dirán la última palabra. Desde la Administración de Samuel Moreno Rojas, pasando por el encargo de Clara López Obregón y la del hoy Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, pueden advertirse varias verdades a medias, que como dice el adagio popular resultan siendo ¨doblemente mentiras¨. A continuación, hago referencia a unas pocas situaciones fácticas de las muchas existentes sobre el asunto.

En el mes de  mayo de 2011, Miriam Martínez, gerente de la UAESP, señaló que no era posible ampliar los contratos con áreas de servicio exclusivo más allá del 15 de septiembre de ese año, siendo necesario abrir una nueva licitación para evitar que Bogotá entrara en un régimen de libre competencia. Aún así, meses después, la UAESP terminó declarando una inexistente urgencia manifiesta para justificar la suscripción de unos contratos con los mismos prestadores por seis (6) meses más, hasta marzo de 2012. Igual lo hizo la Administración de Gustavo Petro, al firmar contratos hasta septiembre de 2012, que luego amplió hasta el denominado Día D de Petro (18 de diciembre de 2012) y dejara vigentes de forma indefinida, con ocasión de la expedición a finales de ese año de un decreto que vulnera las competencias constitucionales y legales sobre la libre competencia económica.

A mediados de 2012, cuando la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento (CRA) rechazó repetidamente la mal presentada solicitud de la UAESP para poder adelantar la anunciada por parte de Guillermo Asprilla licitación de aseo, se hace lo propio de manera sorpresiva sobre la creación de una nueva empresa pública para prestar el servicio de aseo de forma exclusiva en la ciudad. No paso una semana cuando se dijo que no habría nueva empresa sino que modificarían el objeto de la EAAB para que compitiera en el mercado con los privados. Días después, se dijo que no sería la EAAB sino Aguas de Bogotá la prestadora en exclusividad. Finalmente, contrariando el régimen de competencia constitucional y legal vigente, la Administración Distrital termina montando un esquema confusamente mixto en el que se asigna a dedo el mercado a la EAAB, a Aguas de Bogotá, a Ciudad Limpia, y se subcontrata a Atesa, Aseo Capital, Lime y al Cupic. A la fecha, seguimos aún en manos de los privados que tanto fueran y siguen siendo cuestionados por el Alcalde Mayor de haber sido supuestamente ¨mafiosos¨ y responsables de un pésimo servicio de aseo en Bogotá.

También a finales de 2012, frente al hecho de que los privados ya no podrían ejercer su derecho de competir en el mercado por la expedición del citado e ilegal decreto del Alcalde Mayor, éste anunció que tenían todo listo para enfrentar el denominado por él mismo, Día D de Petro (18 de diciembre de 2012). Fecha en la que devolvería al Estado la prestación del servicio público de aseo en un ciento por ciento. Se anunció la existencia de planes A, B, C, D y hasta Z. Sin embargo, llegó el esperado día D y todo fue un desastre. Los vehículos alquilados nunca llegaron a tiempo y mucho menos los correspondientes a la millonaria compra que se hiciera a los coreanos por parte de la EAAB. Unos y otros, llegaron meses después. Entre tanto, la ciudad volvió a las volquetas y a las zorras haladas por caballos, etc. La bolsa blanca y la negra, se esfumaron. Se dijo que los prestadores privados no habían querido devolver los vehículos compactadores al Distrito, pero no se conoció tampoco que la UAESP hubiere hecho uso de la capacidad legal para ordenar la liquidación unilateral de los contratos y, en consecuencia, la devolución de los vehículos que decía eran de propiedad del Distrito y no de los operadores. A la fecha, esos contratos suscritos en 2003 siguen sin estar liquidados, no obstante haberse pagado una multimillonaria suma a una oficina de abogados (del abogado Felipe Negret Mosquera) para cumplir con ello.

El 17 de julio de 2011, Miriam Martínez dijo también que la nueva licitación de aseo implicaría una rebaja del 19% en las tarifas. Lo propio hizo Guillermo Asprilla una vez posesionado como nuevo gerente en la UAESP y quienes lo sucedieron después de su partida a la Secretaría de Gobierno, reiteraron lo mismo. Probablemente el más incisivo con este anuncio fue el mismo Alcalde Mayor. Tanto así, que centró buena parte de la justificación de su nuevo esquema de aseo en la disminución de las tarifas. Ninguna de esas rebajas se cumplió, y menos la del nuevo esquema de aseo. La semana pasada, el mismo gerente de la EAAB, Alberto Merlano, anunció públicamente que por ahora no era posible hacer esa rebajas en tarifas. Señaló que las habrá más adelante, pero sin decir cuando.

Podría seguir listando un gran número de situaciones similares referidas al servicio de aseo en la ciudad, en las que se anuncia una cosa, se hace otra y el efecto resulta siendo uno muy distinto. Hasta donde comprendo, eso se llama falta de planificación. Y esa evidente carencia del equipo de la actual Administración Distrital le ha costado de forma grave su prestigio, afectando directamente al mismo Alcalde Mayor. Repito, serán los órganos competentes los llamados a juzgar y sancionar a los responsables, pero la ciudad no puede quedarse sin avanzar. El Alcalde Petro debe dejar que su defensa se produzca ante las instancias administrativas y judiciales que lo investigan, y en lo que respecta a su gestión en la materia es necesario reflexionar, asesorarse bien, retomar el rumbo y seguir con gallardía y serenidad al frente de la ciudad con gestión.

Prueba de que estas ¨verdades a medias¨ le están trayendo graves efectos políticos y jurídicos al Alcalde Mayor la constituye, por ejemplo, las declaraciones sobre el tema que ha hecho Guillermo Alfonso Jaramillo, cuando fuera Secretario de  Salud y ahora como Secretario de Gobierno. Cuando ocurriera el fracaso de los planes A, B, C, D y hasta Z, en aquel Día D del mes de diciembre de 2012, estando como Alcalde Mayor encargado Guillermo Asprilla, el entonces Secretario de Salud señaló de manera clara y directa al entonces gerente de la EAAB, Diego Fernando Bravo Borda, como responsable del desastre en las basuras. Dijo que aquel había engañado al Alcalde y al Gabinete.

El hoy Secretario de Gobierno al preguntársele sobre si existió un desastre en el tema de basuras, no solo reconoció su existencia sino que fue más allá y claro aún. Dijo que  ¨…el problema fue de una gerencia que jugó con dos cartas en la mano porque por debajo de cuerda le jugaba a los empresarios y por el otro lado le jugaba al Alcalde…¨. Al preguntársele de cual gerencia hablaba, señaló: ¨… mi opinión es que Bravo jugaba en dos equipos…¨.

Esto es una clara denuncia pública sobre corrupción. Sin embargo, al momento de hacer esta columna, ni Bravo Borda ni el Alcalde Mayor han hecho pronunciamiento alguno al respecto. Uno y otro, le deben una inaplazable e inexcusable explicación a la ciudadanía. En especial, cuando no se conoce que al Secretario Jaramillo se le hubiere efectuado cuestionamiento alguno por parte del Alcalde Mayor frente a sus declaraciones o se haya producido la debida y esperada reacción del denunciado, Diego Bravo. Las preguntas para ellos son simples: ¿A que le jugó Bravo Borda en favor de los privados y en detrimento del Distrito? o ¿Miente el actual Secretario de Gobierno Distrital?

@RFelipeHerrera

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO