Los colombianos prefieren a la “Negra Candela”, no a La W

18 de marzo del 2016

“Olímpica Stereo es, de lejos, la emisora que más se escucha en promedio en Colombia.”

Todas las veces que se conoce un estudio de rating o se entregan premios, cada medio coge lo mejor de sí para sacar pecho. Pero la verdad es que, al menos en radio, los colombianos estamos lejos de querer informarnos. Preferimos los chismes de la “Negra Candela” que a “Julito”.

Tras conocer los recientes resultados del Estudio Continuo de Audiencia Radial (Ecar), La W Radio publicó una nota en su página web titulada: “Así reportaron los otros medios la consolidación de La W como la emisora con más oyentes”.

Fue verdad que varios medios registraron así la noticia. Pero este enfoque es una mentira tan grande como el elefante de Samper. Hay una pequeña e importante precisión que hacer: La W sí es la emisora hablada (informativa) de más oyentes en un horario específico, pero “Olímpica Stereo” es, de lejos, la emisora que más se escucha en promedio en Colombia.

La precisión es importante porque nos permite concluir que en este país existe una mayoría desinteresada por la actualidad nacional, lo cual es grave si reconocemos que Colombia produce noticias importantes todos los días y no muchas positivas, vale aclarar.

Por cualidad o defecto, yo generalmente hago zapping en las mañanas por las emisoras informativas. Antes era fiel oyente de Caracol Radio, pero ahora –creo que según el genio con el que despierte- paso también por RCN Radio, Blu Radio, Antena 2, La W, Todelar y La FM.

Para escribir este texto decidí entonces escuchar este jueves, desde las 8:00 AM, la emisora con más oyentes de Colombia. En media hora, en Olímpica contaron un chiste de doble sentido, hubo una referencia a las tetas de Esperanza Gómez, invitaciones a ganar dos millones de pesos, a quedarse con la llamada “moto Olímpica”, y pasaron las canciones “Todo es para ti”, de Diomedes; “Qué bonita es esta vida”, de Jorge Celedón y “Loco por ti”, de Pastor López.

El combo lo completó “La Negra Candela”, que, supuse mientras manejaba, debería trabajar mejor en Candela Estereo. La mujer más detestable de Colombia contó que el periodista deportivo César Augusto Londoño se había operado los párpados, que se la pasaba publicando en redes sociales fotos de su nueva novia, “una despampanante mujer de unos 25 años”, y que a César le había tocado hacerse la operación para estar con alguien tan joven.

Cuando fui a Twitter a chismear rápido si César en efecto estaba en ese plan, reconocí que este tipo de información banal llama la atención, atrae, así no sirva para nada. Y la razón no se encuentra solamente en las diferencias de condiciones socioeconómicas del país. En la vida es más reírse que entender cómo se produjo, por ejemplo, el gigantesco chueco en Reficar ante los ojos de todos y sin que nadie viera nada.

Olímpica tiene en conclusión 3,1 millones de oyentes. La W, de lunes a viernes, entre las 6:00 a.m. y las 12:00 a.m., es primera en las emisoras de su tipo con 1,1 millones. Pero si se analiza todo un día en promedio, de lunes a viernes, Caracol Radio es la primera con 1,9 millones de oyentes, seguida de La W con 1,3 millones y de Blu Radio con un millón, aproximadamente.

Entonces la verdad es que en Colombia se escucha más a “La Negra Candela” que a “Julito”, Arizmendi, Yolanda Ruíz, Néstor Morales y demás líderes de emisoras informativas. Y ni hablar de la audiencia de otras emisoras musicales como La Mega (1,8 millones de oyentes) y Tropicana (1,82 millones).

Nada de malo tiene la música en las mañanas. Al irse de Blu Radio -paradójicamente una de las emisoras de mayor crecimiento en el país- Héctor Abad Faciolince escribió en El Espectador: “Durante más de un año estuve sumido en el desgaste inútil de la actualidad, en esa marea de bilis y mal genio en que consiste el tejemaneje político cotidiano de todos los países”. “No niego la importancia de la política, por supuesto, pero la pasión de vida o muerte con que discutimos sobre estos temas (como sobre plata o fútbol) tiene poco que ver con los efectos reales que estos asuntos tienen en la sociedad”.

Cansado de lo mismo, debo reconocer que me doy el placer de no escuchar noticias todos los días. Y sí, en ese zapping fácilmente caigo en La X, Radioactiva, La Mega y hasta en Candela si se quiere. Pero también tengo Tune In y Deezer para irme de vez en cuando de este mundo radial colombiano para pasar por un blues que muchas veces no sé quién canta, pero que tranquiliza.

@javieraborda

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO