Los diálogos de la Comisión de Reconciliación

24 de noviembre del 2010

El sexto ‘Diálogo regional’ de socialización del proyecto de Ley de Víctimas que se desarrolló en el auditorio principal de la Universidad Javeriana de Cali el pasado 18 de Noviembre y que contó con la participación del ponente de la Ley en la Cámara de Representantes, Guillermo Rivera y varias autoridades del orden nacional y regional fue un buen espacio informativo para algunos de los sectores que pudieron participar, debido a la baja convocatoria y desorden logístico (cambio de fecha y retraso en el inicio del evento).

El objetivo general de esta iniciativa, que  se adelanta en trece regiones del país y que es convocada por la CNRR, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio del Interior, la Vicepresidencia y el Congreso de la República, es propiciar un espacio de diálogo y de reflexión  entre víctimas, organizaciones de víctimas,  autoridades regionales y locales, congresistas, gremios, instituciones,  y organizaciones sociales sobre los contenidos del proyecto de ley de víctimas y tierras, al tiempo que se genera un ambiente propicio hacia su implementación.

Como asistente al evento rescato la buena voluntad de las entidades del Estado para  visibilizar una propuesta de tanta envergadura e importancia para Colombia, sin embargo lamento que siempre los temas importantes sean tratados con tanta premura, ligereza y poca profundidad. Me quedó la sensación que en Colombia le seguimos apuntando a los esquemas convencionales de intercambio y retroalimentación. Parece que nos faltara creatividad para generar espacios de verdadero diálogo y reflexión donde se logren recoger insumos importantes que no sólo validen las iniciativas, sino que aporten al debate y a la construcción conjunta.

De este evento, al cual no podría llamar propiamente un diálogo regional, resalto los aportes de las organizaciones de víctimas, que con ahínco formularon interesantes preguntas y aportes que nos hacen reconocer los retos a los que se enfrenta el presente proyecto de Ley, y que de no tenerlos en cuenta pueden significarle costos muy altos a la sociedad y al Estado.

En el recinto surgieron varias observaciones que tienen toda la validez del marco normativo y el futuro debate: la importancia de reparación integral con base en la responsabilidad, más allá de la mera indemnización,  la diferenciación explícita entre la reparación, los servicios sociales y la ayuda humanitaria donde el Estado no confunda el propósito de cada uno; la participación real de los diferentes grupos étnicos en la Comisión de la Verdad; y finalmente la no discriminación entre víctimas (conflicto armado o violencia sociopolítica) para garantizar el goce efectivo de sus derechos. Estos valiosos argumentos e inquietudes salvaron la tarde en la Javeriana.

Invito a los organizadores de estos diálogos a que revisen su metodología, su creatividad para motivar el debate y la construcción colectiva; invito a que se reivindique la condición de las víctimas como sujetos activos, participativos y propositivos, como sujetos de derechos políticos y civiles, no como sujetos pasivos, necesitados de determinadas ayudas y atenciones, carentes de propuestas y salidas a su situación. No basta con cumplir los requisitos informativos, es importante que exista una retroalimentación que nutra el marco normativo de esta propuesta, que de pie a un proceso político incluyente por parte del Estado.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO