Los niños en la guerra

12 de noviembre del 2019

Por: Gabriel Jiménez.

Los niños en la guerra

El fenómeno del reclutamiento de NNA (Niños Niñas y Adolecentes) en el conflicto armado colombiano, no es una acción nueva ni un debate reciente para el país. Los menores de edad han sido objetivo de cobertura desde la constitución de 1991 y su formalización como preocupación inminente para el Estado se da partir de 1999, cuando el país condenó el uso de menores en el conflicto armado por parte de las FARC-EP y demás guerrillas que utilizaban a menores de edad para diversas funciones en el conflicto.

Por nombrar algunas: reclutamiento forzado, escudos humanos en acciones insurgentes, crecimiento de las filas subversivas, violencia sexual, embarazos forzados y trabajo infantil forzado. Varias de estas acciones están tipificadas en el Derecho Internacional Humanitario (DIH) como crímenes de guerra y hasta el día de hoy siguen manifestándose en las estructuras delictivas como los Grupos Armados Organizados (GAO) y los Grupos Delincuenciales Organizados (GDO).

Sin embargo, lo que realmente preocupa es que se entre en un debate desconociendo las acciones del Estado en los casos de reclutamiento de adolescentes en el conflicto. Pareciera que los acuerdos de paz nos borraron la memoria. Somos tan ingenuos que las FARC guerrilla y FARC-EP partido político, (interesante estrategia), nos hicieron creer que no tenían menores de edad en sus filas. Nunca se tuvo cifras oficiales, y ni el anterior gobierno se preocupó por ello. Tan solo 132 menores entregaron las FARC-EP. 119 a través del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y 13 por medio de Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). (¿y los demás?)

Para que vean lo irrelevante que se vuelve esta cifra con relación a datos del Grupo de Atención Humanitario al Desmovilizado (GAHD), que, a mi modo de ver, es el grupo de mayor relevancia en cifras y datos sobre desmovilización y prevención del reclutamiento ilícito, al cual nadie recurre, porque estoy seguro, nadie presta atención a tan importante institución del Ministerio de Defensa encaminada al Desarme, Desmovilización Reincorporación. Y mucho menos, la izquierda pasional de twitter, den eso por sentado.

Miren, el GAHD a través de la Secretaría Técnica de la Comisión Intersectorial para la Prevención del Reclutamiento Ilícito, Uso, Utilización de Niños Niñas y Adolescentes (CIPRUNNA), muestra que reclutamiento durante los años 2017 y 2018 se manifestó de la siguiente forma: 168 niños atendidos por el ICBF victimas de reclutamiento forzado, donde 177 casos de desvinculados por el GAHD, 126 de ellos, eran menores de edad reclutados por diferentes GAO.

En un periodo de un año se obtuvo más niños niñas y adolecentes desvinculados de las estructuras criminales con relación a la entrega de 132 menores por parte de las FARC-EP en un conflicto armado de más de 50 años. Es realmente irrelevante, ilusorio, de no creer, pero aun así lo creemos, o por lo menos así lo demuestran los fanáticos debates en Twitter. ¡Sigan creyendo!

Siguiendo con el espacio educativo de Colombia, Twitter -porque los mecanismos de control político y participación ciudadana son aburridos, gruesos, mamones, eufóricos y no visto por la audiencia colombiana- no he percibido a una ciudadanía preocupada por nuestra juventud, por nuestros niños en el conflicto. Amigos lectores ¿ustedes aún creen que el reclutamiento de las FARC se hace con mayores de 18 años? O Creen que las filas de los grupos insurgentes ¿la mayoría son adultos? No se dejen llevar por la pasión izquierdista de ver el iceberg en la punta y no desde abajo. ¡Nos están quitando a nuestros jóvenes, a mi generación!

Para esos agentes misionales de la izquierda en twitter, que todo lo desvirtúan porque son niños chiquitos que llevan la contraria a todo, y al senador que constituyó la salida del ministro de defensa, les vendría bien conocer lo siguiente conforme el reclutamiento de menores en el país: Código Penal. Artículo 162 sobre Reclutamiento ilícito, Ley 418 de 1997, Articulo 15, Decreto 4800 de 2011, Ley 1448 de 2011. Articulo 149, Articulo 1 Convención de Niños, Ley 1098 para la Infancia y la Adolescencia, Protocolo Adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de Agosto de 1949, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 1966, Ley 74 de 1968, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966, Convención Americana de Derechos Humanos Pacto de San José, 1969, Convenio 138 de la OIT, 1973, Convenio 182 de la OIT, 1999, Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, 2003, Ley 1453 de 2011, Decreto 1833 de 2017, Decreto 1434 de 2018, faltándome nombrar muchas más, pero dejándoles la directiva permanente número 10 de 22 agosto de 2016.

Y en términos de políticas públicas sobre la prevención de niños niñas y adolescentes en el conflicto armado, podemos ver la estructuración de una política intersectorial de prevención conformada por la Ruta de Prevención Temprana, la Ruta de Prevención Urgente, y la Ruta de Protección en Prevención. Donde pasamos por planes integrales como: “Juega por la vida”, “Aquí tienes Plan”, “Aquí puedes Soñar”, “Mi decisión mi Futuro”, “Primer Seminario Nacional de Visibilizarían del delito de reclutamiento ilícito y utilización de NNA”, “Día de las manos Rojas”, “Entornos Protectores”, “Rompe con el Silencio” hasta el consolidado programa ¡Basta Aquí Soy Libre! y la actual estructuración de ¡Generación Futuro! Los invito a que indaguen un poco más sobre ellos, y después, podrán debatir con argumentos acciones como la que vivimos hace una semana en una operación militar. (No se dejen educar por Twitter).

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO