Los notarios pasan a la ofensiva y denuncian incoherencias del Estado

10 de julio del 2012

Los notarios, privilegiados en la paga y consentidos por el Estado (en la percepción general del país) han recibido ataques inmisericordes en los últimos días. Los acusan de cohonestar con delincuentes en el robo de tierras, de certificar muertes inexistentes (como la de alias Fritanga), de encubrir ladrones de cuello blanco y de camuflar a […]

Los notarios, privilegiados en la paga y consentidos por el Estado (en la percepción general del país) han recibido ataques inmisericordes en los últimos días. Los acusan de cohonestar con delincuentes en el robo de tierras, de certificar muertes inexistentes (como la de alias Fritanga), de encubrir ladrones de cuello blanco y de camuflar a funcionarios deshonestos.

Para que responda por él y por sus colegas, aquí está el Presidente de la Unión Colegiada del Notariado Colombiano, Álvaro Rojas Charry, con 26 años en el ejercicio de sus funciones, escogido por concurso, de manera inusual porque la costumbre ha sido el nombramiento “a dedo” para pagar favores políticos o económicos.

Rojas, para empezar, previene al país sobre “el horror” que resultan las SAS, Sociedades de Acciones Simplificadas, que el Congreso consagró, de la mano del representante a la Cámara Simón Gaviria, Presidente del Partido Liberal.

Es uno de los asuntos más graves que el país afronta en el momento. Es un embeleco peligroso. Son, en su mayoría operaciones sospechosas. No pagan impuestos, las Cámaras de Comercio no las reportan. Ese facilismo de constituir una sociedad, (no todas, hay SAS muy transparentes), ha servido para que se utilice como un mecanismo de fraude. Las pirámides de Murcia, la defraudación al sector de la salud, la defraudación en la devolución de los impuestos de la Dian, todo eso se ha manejado a través de las SAS, porque no tienen ningún control.

Hoy el Estado tiene que legislar con urgencia, modificar esa estructura simplista de constitución de las SAS. Es el boquete de fraude más grande que se está presentando en el país. No estamos peleando porque nos den la escritura, nosotros estamos peleando por control de legalidad.

No es posible que hoy todas las operaciones que se hacen a través de las SAS, no tengan control del Estado, no se reporten como operaciones sospechosas. Nadie responde, nadie pone la cara. Son sociedades que se constituyen en una servilleta y se llevan a la Cámara de Comercio.

Esto tiene que cambiar. Se tranca por un lado el lavado de activos, pero se permite a través de las SAS. Es que el lavado de activos no es solamente lo que viene del narcotráfico, de la guerrilla, viene de la contratación pública, de la rifa, los espectáculos, esa forma de defraudar colectivamente con las pirámides.

No puede algún parlamentario continuar haciendo favores a determinados sectores y presentando proyectos de ley que van contra los intereses del Estado. La forma como se constituyeron las SAS, defrauda y va contra la estabilidad del Estado.

Las ligerezas del Gobierno y el Congreso….

Algunas declaraciones de funcionarios del Gobierno, de manera irresponsable y ligera y sin explicar el origen de las cosas y la realidad, nos han involucrado y puesto en la picota pública.

Hemos pedido al Gobierno y al Congreso que nos escuchen antes de legislar y expedir normas. El cambio de nombre, por escritura pública, se convirtió en un acto folclórico nacional. Como se sabe, hubo miles de despropósitos, como aquél que se cambió el nombre por el de su equipo antioqueño: Deportivo Independiente Medellín. El notario se opuso pero un juez lo obligó a acatar la decisión del ciudadano.

El negocio de las funerarias con los registros de defunción…

En el caso de los registros de defunciones, la gran mayoría de funerarias, montaron un negocio paralelo a costillas de la imagen de los notarios, cobrando por los trámites de un registro de defunción hasta 500.000, cuando en las notarias el procedimiento es gratuito. Sobre el asunto del Notario 17, que registró la muerte de alias Fritanga: Le llevaron un certificado médico. Es responsable el médico o la funeraria, no el notario.

El fraude está en que llevaron un certificado falso, firmado por un médico falso, parece. Es que aquí el proceso de falsedad es fácil. En San Victorino hay una fábrica de falsificaciones permanente, expiden cédulas como las quieran; también el diploma o el pasaporte. En Paloquemao, dicen, que hay otra fábrica. Estamos cansados de denunciar y nunca hay reacción fuerte del Gobierno, o las autoridades de policía.

Los notarios no adjudican tierras, lo hace el Estado….

Le hemos insistido a la Registraduría y al Gobierno, que nos permitan acceder a la identificación en línea. En el momento en que los notarios de Colombia, estemos en línea, identificando al colombiano, desaparecen los delitos de suplantación, falsedad y estafa. Sería una gran contribución. Tenemos la infraestructura y los notarios capacitados. Estamos suplicando al Estado que nos permitan la vinculación a la red de datos…y no ha sido posible.

Las adjudicaciones de terrenos baldíos no las hacemos los notarios. Nosotros no adjudicamos, lo hace el Incoder, antes el Incora, y ahora también los jueces. No nos lavamos las manos, pero cualquier irregularidad, de las tantas conocidas y denunciadas, corresponde a entidades del Estado y a jueces de la República, no a los notarios.

Yo soy muy campesino en los dichos: matan el tigre y se asustan con el cuero. El Incoder y el Incora, son las entidades que adjudican los terrenos en el país o los entregan con resolución o hacen contratos de arrendamiento. Es problema de ellos. Ha habido corrupción y la gente sabe que la hay por dentro y por fuera. Que hay actos administrativos, es decir resoluciones paralelas, gemelas, que se han repetido, pero la adjudicación de tierras no la hacen los notarios, la hacen ellos.

Está demostrado que ha habido unas conductas inapropiadas de esas entidades, no de hoy sino de hace rato. ¿Cómo se siguen adjudicando los baldíos en el país? Son adjudicaciones de 5.000 o 6.000 hectáreas, a personas que no son destinatarios reales. Después de los cinco años aparecen a vender los predios y el país se quedó sin baldíos, sin terrenos. Que me digan qué notario en el país, un solo notario, que haya adjudicado un centímetro de tierra.

Lo que pasa es que a nosotros nos entregan el caramelo cuando ya ha pasado de registro y ya está inscrito.

Yo tengo escrituras en mi poder, en las cuales el mismo Incoder le dijo al notario “puede vender, puede hacer la escritura”. Sin embargo, después se han producido acusaciones injustas, otras temerarias y algunas de mucho afán publicitarios. No son razonables los cuestionamientos que se le hacen en forma general a los notarios.

La incoherencia de las entidades oficiales..

Al Estado, a las entidades de control del Estado, les hace falta rigor, seguimiento. No hay una política coherente. Las cosas tienen su nombre propio. En este caso es el desorden de las entidades del Estado.

No somos un gremio de ángeles ni de arcángeles, pero tampoco somos corruptos. La estabilidad jurídica del país, la protección de la propiedad privada, de los títulos, de las escrituras, hoy son reconocidas con respeto por todos los colombianos. Una persona con la escritura en la mano, dice “esta es mi casa, es mi propiedad” y cree en nosotros. Somos un consultorio abierto, un consultorio jurídico 24 horas al día y gratis.

Los notarios, “las pobres viejecitas”….

Ya desapareció la figura del nombramiento de notarios a dedo. Con el concurso, llegan los mejores, a través de una valoración pública abierta y de méritos.

La remuneración del notario hoy es justa y adecuada. Además, los notarios de capital subsidiamos más del 70% del servicio notarial del país. Eso implica un trabajo social, un aporte social, muy grande, que lamentablemente nuestros compatriotas no lo conocen.

Nosotros tenemos un sistema de información de ingresos y egresos muy anticuado, que cuantifica lo que se recibe en caja, pero más del 70% de los ingresos, son impuestos de beneficencia, tesorería, IVA, retención en la fuente, que entregamos al Estado.

La verdad es que la tarifa notarial se encuentra muy deprimida. Los peruanos, por decir algo, en una autenticación cobran 7 dólares, los mexicanos 20 dólares, nosotros cobramos 30 centavos de dólar. Tramitamos gratis el registro civil, las certificaciones de los discapacitados, de los indígenas, las escrituras de la Dian, las de interés social.

El notariado colombiano es el único en el mundo, que contribuye mensualmente para costear parte de la Administración de Justicia, con el 10% de ingresos brutos, lo que implica una tributación casi del 35% de ingresos líquidos y eso es una barbaridad. ¿Qué segmento productivo del país, qué gremio aporta semejante cantidad de dineros para la Administración de Justicia?

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO