Los perros rabiosos marcharán

30 de marzo del 2016

“Saldremos a protestar el 2ABRIL.”

A un columnista, de un periódico venido a menos, le dio por llamar perros rabiosos a los que saldremos a protestar el 2ABRIL. Ya fuimos tachados de “veinte gatos” por un tal Benedetti y ahora, según parece, nos subieron de categoría. Este columnista se atrevió a ir más lejos del simple insulto llegando a dividir a los colombianos en dos grupos: los de las FARC, que sabemos más o menos quiénes son, y los de las FURC que, como nos aclara el “calumnista”, son quienes conforman la “peligrosa extrema derecha, hoy convertida en una jauría de perros rabiosos domesticada y envalentonada por el accionar conspirativo del expresidente Álvaro Uribe.”

Dicen que la paz de Santos puede generar nuevas guerras y que la tal “guerra civil” que pretenden terminar, puede convertirse en realidad. Con tipejos como el que se atrevió a calificar a una mayoría de los colombianos como miembros de las FURC, no sería de extrañar que el país caiga en un conflicto de incalculables proporciones.

Por suerte, los que apoyan a las FARC son un número muy reducido, siendo tan sólo una mínima parte de los que respaldan a Santos, los cuales a duras penas y con tendencia a caer son un pobre trece por ciento de los colombianos según la última encuesta. En cambio, el porcentaje de los “envalentonados” por el “conspirador” Uribe tiende a crecer, los que ahora son calificados de “perros rabiosos” que conforman la hasta ahora desconocida FURC.

FARC Vs. FURC ¡válgame Dios! Si no fuera porque el articulito ese tiene un tono serio cualquiera creería que es un chiste de mal gusto, pero esa no fue la intención de quien lo escribió que de todo tiene menos de humorista.

En los últimos días he estado viendo un documental francés dedicado al humor como arma política. Muestra casos de valientes opositores quienes a través de la risa han golpeado donde más les duele a tiranos como Mubarak y Bashar al Assab, y a corporaciones como la holandesa Shell y la rusa Rosneft. El impacto del humor sobre la población y su fuerte recepción en los medios hacen de él una herramienta de lucha política.

Los movimientos de resistencia no violenta cuentan con nuevas armas como la risa para contrarrestar las armas tradicionales de los tiranos y los gobiernos seudodemocráticos, como los que pululan en América Latina y dentro de los cuales se encuentra el de Juan Manuel Santos en Colombia. No hay que olvidar que, si con la risa se puede hacer tambalear a un déspota, con las armas del régimen matan, encarcelan, humillan, destrozan a quienes pretendan oponerse a él. Ibrahim Kashoush, el más popular cantante sirio, fue asesinado por componer una canción que miles de sirios cantaban en coro pidiendo que el tirano Bashar al Assab se largara.

Ali Farzat, el más reconocido caricaturista sirio, fue secuestrado por esbirros de Bashar al Assab quienes lo torturaron y le destrozaron las manos luego de que publicara una caricatura en la que pronosticaba al tirano de su país un destino similar al corrido por Gadafi en Libia.

¿Qué tipo de humor es el que podemos utilizar los que somos de la tal FURC, el de Sábados Felices o el del cirujano egipcio Bassem Youssef? ¿Qué tan peligroso es burlarse en la cara de Juampa, de Martín, de Tutina, de Timo, de los Iván, de Teodora, de Roy, de Montealegre y de muchos otros a los que no les hace ni cinco de gracia que nos riamos de ellos? ¿Con cuáles armas responderían al humor, con las de la justicia corrupta, con las del secuestro y el asesinato, con la cárcel, con la DIAN o con el exilio? ¿Nos aplastarán las manos como lo hicieron con Ali Farzat? ¿Nos arrancarán las cuerdas vocales como lo hicieron con Ibrahim Kashoush antes de darle muerte?

Lo cierto es que estos personajes que se hicieron al poder en Colombia y sus esbirros son toda una mina de humor político. Día a día salen con una cosa más ridícula que la anterior que hacen del humor una bomba a punto de estallar.

Se nos irá despertando la chispa pero lo cierto es que marcharemos y ladraremos los perros rabiosos hasta que Santos renuncie.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO