Mandato ciudadano por una Colombia Libre de Corrupción

6 de septiembre del 2011

Llegó la hora de indignarnos colectiva, activa y propositivamente. De expresar masiva y pacíficamente el profundo descontento frente al saqueo vulgar del erario público para producir un cambio cierto y perenne en probidad, control, justicia y participación, a través de una convocatoria a un Mandato Ciudadano por una Colombia -incluyente y justa- Libre de Corrupción. […]

Llegó la hora de indignarnos colectiva, activa y propositivamente. De expresar masiva y pacíficamente el profundo descontento frente al saqueo vulgar del erario público para producir un cambio cierto y perenne en probidad, control, justicia y participación, a través de una convocatoria a un Mandato Ciudadano por una Colombia -incluyente y justa- Libre de Corrupción.

Incontables razones sustentan la necesidad del Mandato. Está el Cartel de la Contratación con su para-administración, una frágil respuesta institucional para ir al fondo del problema que más parece obra de teatro que pieza de criminalidad real con libreto propio; Agro Ingreso Seguro y el ministrico Andrés Felipe Arias con una voraz sed de poder -solo equiparable a la del igualmente exministro de Justicia y excandidato presidencial Alberto Santofimio Botero- cuyo tamaño parece superar a la suntuosa casa fiscal que por estos días la justicia le llama ”cárcel”; el hartazgo de la mafia del sector salud que no tiene a los peces gordos tras las rejas, y que como van las cosas, una vez más nos los va a quedar debiendo.

Ahora estamos ante la trascendental condena de Alberto Santofimio Botero, o mejor “Santomafio” Botero, quien estuvo preso por primera vez a sus 35 años, casi a la misma edad de “Uribito”, por su gestión como presidente de la Cámara de Representantes, y luego fue condenado por el proceso 8.000, habiendo sido fletado por cartel de Cali. Hoy, de nuevo, preso por el magnicidio de Luis Carlos Galán. En esta ocasión, en connivencia con Pablo Escobar, del cartel de Medellín, para sacar del camino su firme rival a la presidencia de la República, revela como de manera histórica se corre al máximo nivel la mafia enquistada en la política. Ello, sin contar que un exdirector del DAS, y exgeneral de la República, Miguel Maza Márquez, está siendo enjuiciado por la misma razón.

El de Galán es el primer magnicidio esclarecido en dos siglos de vida republicana. De allí su gran mérito, porque aun se mantienen en la impunidad el de Rafael Uribe Uribe, asesinado a hachazos prácticamente en las puertas del Congreso de la Republica; el de Jorge Eliécer Gaitán, asesinado a balazos; los de Jaime Pardo Leal, y Bernardo Jaramillo de la extinta Unión Patriótica, el del desmovilizado dirigente del M-19 Carlos Pizarro, y el de Álvaro Gómez Hurtado que hacen parte de esta macabra práctica del silenciamiento asesino en la carrera del poder por el poder.

La anteriores son apenas una pequeña muestra de cómo el país ha sido devorado por la plaga de la corrupción de tiempo atrás. Ante este fenómeno la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de bien, que somos la mayoría, ha permanecido inerme, asistiendo en silencio al trágico espectáculo por televisión sin entrar a confrontarlo, salvo contadas y aisladas experiencias, no obstante que hasta se incluye el sacrificio de vidas humanas. De allí la necesidad de construir y visibilizar un gran movimiento anticorrupción en Colombia, de volcarnos en acciones concretas dirigidas a este supremo interés. Mal se podría hablar de Estado Social de Derecho, de estado moderno, o de un pacto social con niveles de corrupción tan escabrosos como los existentes; la corrupción no es solo un tema moral, de buenos y malos, o económico de riqueza fácil versus eficiencia institucional, o de lucha contra la inequidad y la exclusión; sino una diputa donde se juega la existencia misma no solo del Estado sino la viabilidad de nuestra sociedad como un todo.

A través del Mandato Ciudadano por una Colombia -incluyente y justa- Libre de Corrupción se depositaría una papeleta adicional en las elecciones del próximo mes de octubre, en una urna separada, donde como ejercicio pedagógico democrático de afirmación ciudadana para contener el fenómeno de la corrupción pudieran votar personas de todas las edades, incluso menores o mayores de edad que no estuvieran aptos para votar – por no estar inscritos-, o no desearan votar. Tengo en mente como referente el Mandato porla Paz del que participamos activamente hace más de una década.

La idea es parar en seco a los corruptos y sus prácticas, y que exista una activa resistencia civil contra el saqueo del erario público ya que unidos somos más y estamos en condiciones de dignificar el país plenamente e ir en esta lucha sin cuartel hasta el final. De poco y nada servirán los esfuerzos valerosos de los órganos de control centrales y de la justicia, y de la propia Fiscalía General dela Nación, o la expedición de normas anticorrupción, si de una parte nos limitamos como ciudadanos(as) a registrar sus hallazgos y sanciones, y de otra nos sustraemos al deber de forjar propositivamente de manera pública, constante y sostenida ese sueño plausible de una país libre de corrupción…

La iniciativa de un mandato contra la corrupción en Colombia, formulada por la RED VER (Red de Veedurías Ciudadanas de Colombia), está siendo presentada al gobierno del presidente Santos y a su ministro del Interior, Germán Vargas, de quienes pende la voluntad política para desatar un ejercicio de tal naturaleza.

Un mandato de tal calado imprimiría a la sociedad colombiana la ratificación del inviolable pacto social en torno a la búsqueda de un país más incluyente, participativo y justo, capaz de exorcizarse confrontando sus grandes retos e imponerse mediante acciones concertadas, concretas y colectivas.

Red Ver y varias organizaciones sociales están en la tarea de convocar y recoger apoyos expresados en medios electrónicos, cartas, firmas, entre otros de apoyo a esta iniciativa ciudadana por la integridad y contra la corrupción: Mandato Ciudadano por una Colombia libre de corrupción. Bienvenido. Súmate. Haznos llegar tu propuesta, y conjuntamente sigamos haciendo historia.

reddeveeduriasciudadanasdecolombiaredver@gmail.com

veedoressinfronteras@gmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO