Manual político

18 de julio del 2019

Opinión de Juan Pablo Camacho

Manual político

La primera regla de quienes quieren entrar en la política es no tomarse nada personal. La lucha por el poder saca a relucir las pasiones de quienes tienen diferentes modelos de sociedad en las cuales quisieran vivir. Por eso, los ataques al contrario son tan violentos y desmedidos, porque muchos saben que el corazón mueve más que la razón. En segundo lugar, quien le vaya a prestar un servicio público a la patria desde la elección popular, debe saber que su vida en campaña y más aún en el ejercicio de sus funciones, se va a basar en trabajar, trabajar y trabajar.

La diversidad de personas con las que se trata, con diferentes intereses, sueños, valores y necesidades, ayudan a forjar el carácter, pero muchas veces se debe tragar sapos sin hacer gestos, con el fin de lograr acuerdos fundamentales para sacar las políticas adelante. Para decirlo en español, hay que reconocer la realidad cultural y política del país, y trabajar sobre esa base sin cometer ilegalidades ni actuaciones contrarias a la ética. Además, la incertidumbre del día a día tiene que ser contrarrestada con coherencia, pero a veces hay que esperar a que se decante el panorama. No por mucho madrugar amanece más temprano, por eso, contrario a cualquier otra actividad, en la política no dejes para hoy lo que puedes hacer mañana.

Ser leal, agradecido y carismático, son características fundamentales para ser un político exitoso. Sin embargo, la lealtad no les puede hacer perder el criterio, el agradecimiento no les puede quitar el deber de ser hombres justos y el carisma debe ser genuino. Lo anterior, debe ir acompañado de creencias fuertes que generen un liderazgo con un alto grado de credibilidad y respeto, pero hay que tener claro que todo liderazgo genera resistencia.

Su vida será pública, debe estar dispuesto a sacrificar parte importante de su ámbito privado e incluso, de su vida íntima. No solo por el tiempo que le debe dedicar a su actividad, sino porque siempre estará en el escrutinio público. Recuerde que cuando usted tiene poder, siempre habrá alguien que se lo quiera quitar. También debe estudiar mucho, el servicio que presta puede cambiar miles de vidas.

Por último, la política es un arte.  Por lo cual, casi nunca 1 + 1 es 2, de ahí el valor de la estrategia a lo largo de las campañas y de su vida pública. Un político debe jugar duro y saber que está en un ajedrez, en donde el más mínimo detalle importa y donde no todo vale, pues se debe jugar dentro de las reglas legales y la transparencia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO