Marca Colombia ¡la gente le cree a los famosos!

15 de agosto del 2019

Opinión de Enrique Herrera Araújo.

Marca Colombia ¡la gente le cree a los famosos!

Si Colombia quiere tener en la vitrina mundial marcas colombianas, reconocidas y bien ranqueadas, no hay mejor oportunidad que la de hoy día para posicionar sus productos en el mercado global dado que cuenta con muchos famosos para hacerlo.

Digamos que serían, y dispénsenme la palabra pero la uso por lo descriptiva y porque se trata de transportar un mensaje, un estímulo, una emoción, “vehículos publicitarios” que en este caso serían, por ejemplo, las glorias deportivas tipo Egan Bernal que acaba de ganar el Tour de Francia o Nairo Quintana, Rigo, Gaviria o James Rodríguez, el Tigre Falcao, Catherine Ibargüen, Mariana Pajón, que tienen reconocimiento global o en el campo musical contar con Shakira, Carlos Vives,  Maluma, Manuel Turizo, J Balvin, Silvestre Dangond y otros más para posicionar en el mundo las marcas colombianas.

Así pues, la pléyade de personajes colombianos con reconocimiento mundial es amplia, diversa y reputada y le puede servir al país, en el campo de la oferta exportadora de productos colombianos, para publicitar en el extranjero productos colombianos.

Así se construye marca. La marca Colombia. Se atrae turismo, se vende al país, los colombianos comenzamos a creen en lo nuestro, renace el sentido y el orgullo patrio, incursionamos en nuevos segmentos del mercado extranjero y con la ayuda de nuestras celebridades colocamos nuestros productos en las casas de la gente.

Pero para ello se necesita tener clara la apuesta exportadora en calidad, cantidad, continuidad y rentabilidad  y por supuesto, introduciendo en las relaciones ese valor tan necesario e indispensable para los negocios como lo es la confianza.

Y eso hacen los famosos: Construyen confianza entre las partes, proporcionan confianza al consumidor y son la entrada emocional, el último empujón psíquico para que el comprador adquiera el producto dado que en otras cosas, inconsciente o conscientemente, el cliente quiere parecerse a la celebridad (por aquello de ser exitoso) y si la celebridad se muestra con un producto colombiano el hombre de a pie le gustará hacer lo propio. La gente le cree a los famosos.

Además, y ello es para preocuparse,  la fama -tal y como escribió en una columna del New York Times en el 2014, Frank Bruni- vale en muchos casos más que la autoridad y se impone a la erudición y en esta misma línea la gente le presta mucha atención a lo que dicen los famosos porque las celebridades crean opinión y hasta creencias populares y en este sentido, si actúan como publicitas y formadores de opinión pueden ser el punto de diferenciación -a favor de los productos colombianos- en un mercado saturado y muy competitivo.

Y si ellos consumen los productos colombianos muchos querrán hacer lo mismo. En términos mediáticos los famosos son autoridad y su influencia es mayúscula. Además son vehículos para introducir un nuevo producto al mercado.

Eso es tan así que hace poco veíamos a James Rodríguez en vallas y comerciales posicionando los celulares chinos Huawei y que bueno sería ver a nuestros  famosos publicitando productos colombianos y verlos en el Time Square de Nueva York por ejemplo, en Londres, Madrid, Barcelona, Paris, Roma, Santiago de Chile, Buenos Aires, Rio de Janeiro, Singapur, Shanghái,  etc.

He aquí una excelente oportunidad que Colombia está desperdiciando porque no la está viendo.

Pero claro, ello requiere una estrategia publicitaria inteligente, articulada, con recursos y original.

También es necesario tener claro la oferta exportadora de productos agrícolas por ejemplo si de esto se tratase con una apuesta por los productos saludables y orgánicos que cada vez ganan más espacio en las estanterías de los supermercados y en los hábitos de consumo,  o turística si fuera el producto a promocionar. Pero ello hay que hacerlo porque la oportunidad de hoy día es, como anoté al comienzo, de esta columna: Única.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO