Llovió para todo el mundo

Llovió para todo el mundo

10 de octubre del 2016

Estoy entre las personas que se alegraron con el premio Nobel para Juan Manuel Santos. Y lo disfruté más ante la derrota que habíamos sufrido el domingo 2 de octubre. Nada que sane más una tusa como ver a la contraparte sufrir también una derrota y eso es lo que que pasó este miércoles cuando se supo la noticia de Oslo.

El presidente se merecía ese reconocimiento internacional, no en balde estos seis años se ha jugado todo su capital político apostándole a una paz negociada y ya sabemos las consecuencias que eso tiene y ha tenido en diversos momentos. A Pastrana la negociación lo llevó al fracaso estruendoso de su gobierno. Nada de lo que hizo se le reconoció y lo único que se recuerda de él es el desplante de la silla vacía y las atrocidades cometidas por las Farc una vez rota la negociación.

Con ese antecedente, los presidentes que siguieron intentaron algo, pero sin grandes esfuerzos, sin comprometer sus gobiernos y sin ningún resultado. Pero llegó Santos, del que nadie esperaba estos avances, y logró sentar a las Farc en la Habana, hacer un cese bilateral y definitivo de hostilidades, conseguir un acuerdo y firmarlo (tres veces). Con eso, más la derrota del domingo quedó asegurado el premio Nóbel de paz, por el que ya nadie daba un peso.

Esa noticia cayó como gotica de valeriana para los nervios o pomada de caléndula para las quemaduras. Volvimos a estar felices y optimistas, después de tres días de dolor. Pero nada está resuelto. Ganaron los del No y eso es un mandato en la democracia, así sea por un voto. El rechazo al acuerdo sigue ahí, así las reuniones con los líderes de no, el premio de paz, las declaraciones de la Habana y las marchas le den un poquito de oxígeno al acuerdo moribundo.

Las redes sociales están en efervecencia, cada tuitero tiene una solución para legitimar los acuerdos, pero se nos olvida que el país sigue dividido, inclusive con relación al premio para Santos. Seamos objetivos, si a la mitad de Colombia le gustó la noticia, a la otra le dio rabia. Muchos dicen que hemos pagado un precio muy alto para obtener ese galardón, otros que la mermelada de la presidencia alcanzó hasta para los noruegos y hay personas como la representante Cabal, que lo único que le preocupa es que el Presiente no se quede con el premio sino que lo reparta. Propone que siga dando mermelada ahora con la platica del Nóbel.

Para legitimar el acuerdo, después de la derrota, se dice que podríamos hacer movilizaciones, cabildos o asambleas constituyentes, pero se nos olvidad que en esos mecanismos de participación que están proponiendo ingenuamente, también podríamos perder porque esa otra Colombia está lista a participar para defender su voto.  ¡Más derrotas contra la paz serían nefastas!

Claro quienes proponen esto dicen que ahora sí van a verse los votos del si y explican la derrota con argumentos tan futiles como que el domingo llovió en la Costa. Es posible que la lluvia espante a los electores, pero a los de ambos bandos, porque el agua cae por igual para los del si como para los del no.

Tenemos que reconocer que el país está dividido y mucho, casi de manera irreconciliable, con relación al tema de las Farc. Eso sí, con el tema de la paz, está todo el mundo de acuerdo. Nadie, salvo tal vez la representante Cabal, defiende explícitamente la guerra.

Si queremos otros resultados tendremos que cambiar los argumentos. Para convencer a ese 51% que votó contra los acuerdos de la Habana, no podemos seguir acusándolos de que están contra la paz. Y mucho me temo que tampoco servirá de argumento, que la comunidad internacional está respaldando a Santos. Eso los tiene sin cuidado. Por esto me atrevo a sugerirle a la Casa de Nariño que el 10 de diciembre no vaya a organizar otra fiesta como la de Cartagena. Ojalá Santos reciba el premio con austeridad para no alimentar más los odios en los ganadores del plebiscito.

En todo caso, ¡felicitaciones señor Presidente!, se lo merece usted y todas las víctimas que han soportado tan larga e inútil guerra.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.