La formidable doña Margarita, la  viuda de Álvaro Gómez

La formidable doña Margarita, la viuda de Álvaro Gómez

15 de febrero del 2016

El asesinato de su esposo, Álvaro Gómez Hurtado, la dejó devastada y a partir de ahí no fue la mujer alegre que fue durante tantos años de matrimonio, se casaron en 1946.

Doña Margarita Escobar murió este lunes 15 de febrero y entre sus allegados deja el recuerdo de una mujer con altísima educación. Hablaba perfecto inglés, francés y alemán.

Compartía con su esposo el amor por las artes, la pintura, la música. Sus familiares la recuerdan como excelente jinete, una amazonas espectacular. Y también buena nadadora, sorprendiendo a todos como clavadista (el colibrí era una de sus figuras más aplaudidas)

Dicen que Álvaro Gómez era un hombre adusto pero se transformaba al lado de su esposa. Y ella tenía una educación –de su época- según la cual la mujer dedicaba todos sus esfuerzos al marido. La consagración mutua fue extraordinaria. Alvaro Gómez y doña Margarita tuvieron tres hijos. Álvaro José, quien murió sorpresivamente de un infarto. Sobreviven Maria Mercedes, quien dirige un jardín infantil, “Mi pequeño Mundo”, y Mauricio, respetado y muy premiado periodista.

Hasta hace pocos años se le veía a doña Margarita en la Iglesia de la Inmaculada, cada domingo, por siempre, muy cercana a Monseñor De Brigard, al frente de la parroquia.

Miguel Gómez, sobrino de Álvaro Gómez, recuerda que los jóvenes Margarita y Álvaro vivieron en el mismo edificio en París pero no se conocieron. Fue después, con los años, cuando se vieron en Bogotá y comenzaron una hermosa relación que se convirtió en el feliz matrimonio, que admiraban todos, amigos y conocidos.

El mundo de la política y en las altas esferas oficiales hay tristeza y se rinde hoy homenaje a la formidable doña Margarita.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.